errores que cometí

5 errores que cometí en la Bolsa y que pagué con mi dinero

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

¡Buenos días!

Nadie nace enseñado y, en las inversiones en Bolsa, todavía menos. En mi inicios cometí algunos errores que me costaron dinero, aunque afortunadamente pude aprender de ellos para no repetirlos.

Por este motivo hoy quiero hablarte de algunos de estos errores que cometí para que tú puedas aprovechar mi experiencia para evitarlos y conseguir que tu dinero trabaje duramente para ti desde el primer momento.

Error nº 1. Comprar acciones fijándome sólo en su gráfico de precios

Cuando empecé a interesarme por la Bolsa, hace ya bastantes años, compraba acciones fijándome sólo en su gráfico de precios, es decir, sin tener en cuenta la calidad del negocio que había detrás. Muchas veces, incluso, no sabía ni a qué se dedicaba la empresa, y lo único que conocía sobre ella era su ticker.

Aunque en muchas ocasiones conseguí beneficios por pura suerte, en algunas fui todavía más afortunado y perdí dinero. Y digo que fui afortunado de perder dinero porqué pude aprender una valiosa lección en un momento en el que únicamente estaba comprometiendo unos cuantos miles de euros.

Si hubiera, en cambio, ganado y ganado sin parar, con toda probabilidad habría pensado que tenía el secreto para comprar barato y vender caro en cualquier circunstancia, lo que me habría llevado a comprometer cada vez más dinero hasta que me hubiera arruinado en una o dos operaciones.

Sin embargo, aprendí que para invertir con éxito debo fijarme primero en la calidad del negocio que hay detrás para ver si comprar sus acciones tiene sentido desde un punto de vista empresarial.

Una vez he decidido que me gusta una compañía, y sólo entonces, es cuando miro el precio al que cotizan sus acciones y decido si me parecen una buena oportunidad o, si por el contrario, debo esperar a que baje el precio de sus acciones. En la mayoría de las veces, ya te lo digo, tengo que esperar, y mucho.

Error nº 2. Confundir el precio de mis acciones con su valor

Otro error que me costó dinero en más de una ocasión fue confundir el precio de unas acciones con su valor. Compraba determinadas empresas pensando que estaba pagando el precio justo, ya que mi razonamiento era que si el mercado las ofrecía a ese precio, es que lo merecían.

Cuando comprendí que precio y valor son dos cosas distintas y que no tienen porqué coincidir, especialmente en el corto plazo, mi filosofía de inversión dio un giro de 180º. Aprendí que se pueden comprar acciones a un precio muy por debajo de su valor, incluso siendo incapaz de saber con exactitud cuál es dicho valor.

Como dijo Benjamin Graham, “no hace falta saber cuánto pesa una persona para ver que tiene sobrepeso“. De la misma manera, no hace falta saber exactamente cuánto vale un negocio para saber que lo estás comprando a un precio inferior a dicho valor, obteniendo así un margen de seguridad que te permite reducir el riesgo y aumentar la rentabilidad. Una vez más, fui afortunado de aprender esta lección en mis inicios, con lo que dicho aprendizaje me salió muy barato.

Error nº 3. Comprar acciones cuando su precio ha subido mucho

Este error lo cometí muchas veces en mis inicios, y alguna que otra vez cuando ya tenía unos años de experiencia. En muchas ocasiones esperaba a que el mercado me demostrara que tenía razón, que esas acciones iban a subir y subir.

La verdad es que algunas veces sí que subían con fuerza, lo que hacía que cada vez estuviera más seguro de mi criterio para seleccionar las empresas cuyas acciones subirían en los meses siguientes. Con frecuencia vendía con unos pocos beneficios, lo que me permitía evitar la bajada posterior a la gran subida.

Sin embargo, lo que hacía al comprar las acciones cuando habían subido mucho de precio era aumentar considerablemente el riesgo de mis inversiones a la vez que limitaba la rentabilidad. Desde que aprendí la lección, sólo compro cuando las acciones que me gustan están realmente baratas.

La mayoría de las veces tengo que esperar meses e incluso años, además de ser consciente de que algunas de ellas no las podré comprar nunca a precios atractivos. Afortunadamente, hay suficientes negocios de calidad por ahí fuera que en los próximos años estarán a precios de risa como para malgastar mi dinero pagando los caros caprichos del mercado.

Error nº 4. Vender una inversión sólo porque baja mucho de precio

En una ocasión tuve una pérdida de casi el 50% en menos de 24 horas. Esa tarde había comprado impulsivamente unas cuantas acciones de una empresa muy mala, pero muy mala, obviamente fijándome sólo en su gráfico de precios, y una noticia por la noche hizo que a la mañana siguiente el precio se desplomara en caída libre desde la apertura de la sesión.

Yo me asusté y vendí las acciones antes de que suspendieran su cotización. Al cabo de pocos días, el precio volvía a ser superior al que yo había pagado por ellas. Si en vez de tener en cuenta sólo su gráfico de precios hubiera analizado, aunque fuera muy por encima, su lamentable negocio, nunca hubiera invertido mi dinero en esa empresa.

Al principio me consolé pensando que había perdido sólo una pequeña cantidad, pero la verdad es que fue casi un 50% de rentabilidad negativa en pocas horas, y eso es malo independientemente de la cantidad de dinero que pierdas.

Pero aprendí la lección: si inviertes en Bolsa debes estar dispuesto a soportar cierta volatilidad en tus inversiones. Los caprichos de millones de personas, así como sus situaciones particulares y sus respuestas exageradas a ciertas noticias, harán que los precios de tus negocios fluctúen, con lo que no debes vender nunca unas acciones simplemente porqué han bajado mucho de precio.

Si inviertes en Bolsa debes estar dispuesto a soportar cierta volatilidad en tus inversiones. Clic para tuitear

Lo que debes hacer es descubrir si su negocio ha sufrido un deterioro permanente respecto a su calidad, situación en la cual sí creo que deberías vender tus acciones. Sin embargo, si tu negocio sigue ganando dinero y mantiene unas buenas perspectivas de futuro, no debes venderlo, sino aprovechar la volatilidad para comprar algunas acciones adicionales mucho más baratas.

Error nº 5. Vender una inversión sólo porque el precio subió mucho

Este es, sin ninguna duda, el error que más dinero me ha costado, pues lo que he perdido cometiéndolo ha supuesto, según lo que he podido calcular, más dinero que el resto de errores juntos. Y es que muchas veces he vendido inversiones únicamente porqué el precio había subido mucho, pensando que debía asegurar mis beneficios con stop profits antes de que los caprichos del mercado me los quitara.

Sin embargo, en la mayoría de ocasiones, especialmente en las que había comprado negocios de calidad a precios muy, pero que muy bajos, dejé de ganar un montón de dinero. Este es uno de los motivos por los que, hoy en día, sólo tengo dos razones y media para vender mis inversiones, ya que mi intención es mantenerlas indefinidamente.

Lo que no sabía yo hace años era que el interés compuesto se iba a encargar de convertir esos beneficios que dejaba encima de la mesa, ya fuera en forma de dividendos o revalorización, en cantidades más que destacables a lo largo de toda una vida.

Y yo, iluso de mí, renuncié a dichas cantidades para asegurar un pequeño beneficio inmediato. En fin, como me gusta decir, “en la inversión, igual que en la vida, algunas veces acertarás, otras aprenderás“.

Conclusión

Aunque en términos generales tuve un aprendizaje muy barato, pues gané más de lo que perdí, en mis inicios en la Bolsa cometí ciertos errores que tuve que pagar. Si quieres evitarlos y conservar tu dinero para que este trabaje duro para ti desde el primer momento y para siempre, acuérdate de ellos cada vez que pienses en adquirir una inversión.

Recuerda analizar la calidad del negocio que hay detrás de las acciones, comprarlas a un precio inferior a su valor, conservarlas sin importar su volatilidad y sin importar si suben mucho. Cuando encuentras un negocio excelente y lo compras a un precio lo suficientemente bajo para convertirlo en una fantástica inversión, créeme, vale la pena quedarte con éste mientras mantenga su calidad.

Recuerda siempre que para conseguir una buena rentabilidad con tu dinero no necesitas ser una súper estrella de la inversión, sino simplemente evitar errores como los que te he mostrado hoy.

Evitando estos errores a la hora de adquirir activos a través de la Bolsa de Valores podrás invertir de manera responsable y relajada mientras creas un patrimonio que te genere ingresos para siempre

¿Has cometido alguno de estos errores? ¿Qué otros te han costado dinero? ¿Qué lecciones has aprendido de ellos?

 

Imagen: errores evitar marketing online

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

10 comentarios sobre “5 errores que cometí en la Bolsa y que pagué con mi dinero

  1. Bon día Marc,

    excelente entrada, gracias por compartir tu sabiduría inversora.

    Sobre el punto 3, qué opinas sobre la estrategia de José Antonio Madrigal que recomienda precisamente todo lo contrario?

    Gracias y saludos

    Javier

    • ¡Bon dia, Javier!
      Me alegro de que te haya gustado el artículo. Respecto a lo que comentas del punto 3 y José Antonio Madrigal, no he leído ninguno de sus libros, con lo que no puedo hablarte con propiedad. Sin embargo, muchos traders (que no inversores), especialmente los que hacen trading tendencial, recomiendan esperar a que el mercado confirme la tendencia antes de entrar, con lo que uno de sus requisitos es precisamente que el precio suba antes de comprar. Yo mismo lo hacía así en mi etapa como especulador. No se si él es inversor o especulador.
      Sea como sea, desde el punto de vista de la inversión, en mi opinión es un error esperar a que el precio suba para comprar, ya que cuanto más caro compres menos margen de seguridad están obteniendo y menor rentabilidad estás consiguiendo, tanto inicial como potencial.
      Muchas gracias por tus reflexiones.
      Un saludo,
      Marc

  2. Pero Marc si tienes una buena empresa pero no baja por su calidad y vas por dividendos.No es mejor comprar aunque sea más caro y no perder los dividendos?
    Saludos.

    • ¡Hola, Jose!
      No hace falta comprar en el mínimo, pues es imposible saber dónde estará dicho mínimo de precios, con lo que no pasa nada por comprar “más caro”. Sin embargo, para mí es requisito fundamental comprar con un margen de seguridad suficiente, lo que significa que el precio debe ser lo suficientemente bajo para que la inversión tenga sentido desde un punto de vista empresarial, aunque no sea el precio más barato.
      Si las empresas que te gustan están caras puedes centrarte de momento en otras que estén más baratas, o sino, puedes hacer un cálculo para ver si te conviene más empezar a cobrar los dividendos ahora o ver cuánto tendría que bajar el precio para que al comprar el aumento de dividendos de los próximos años compensara sobradamente los que hubieras dejado de cobrar ahora. Lo importante es que te sientas cómodo con tus decisiones y que estén fundamentadas. Yo me siento cómodo comprando en las bajadas, cuánto más grandes mejor.
      Gracias por tu participación.
      Un saludo,
      Marc

  3. Buenas noches Marc.

    Gran artículo, muy didáctico.
    Al final, como se suele decir, los errores sólo serán errores si no aprendemos de ellos.
    Aunque suele ser más barato aprender de los errores de los demás 😉

    Un abrazo,
    Víctor

    • ¡Hola, Víctor!
      Tienes toda la razón, los errores sólo lo son si no aprendemos de ellos. Y sí, es mucho más barato aprender de los errores de lso demás, aunque hay algunos de los que seguramente no nos podremos librar. Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo,
      Marc

  4. ¡Hola, Marc!

    ¡Gracias por compartir estos 5 errores! Estoy segura que muchos de nosotros evitaremos unos cuantos de ellos gracias a tu experiencia 😉

    Un abrazo grande, grande 😀

    • ¡Hola, Maria!
      Si conseguimos evitarlos desde el principio, habré conseguido mi propósito con este artículo. Resulta muy útil aprender de la propia experiencia, aunque también vale la pena aprovechar la experiencia de otros. Muchas gracias por tu comentario.
      Un gran abrazo,
      Marc 🙂

  5. Lo más importante de los errores es tomar buena nota para corregirlos. El viernes hablaba con una persona de mi equipo sobre la necesidad de monitorizar los resultados de los proyectos y me decía que él compensaba los malos proyectos (los que se entregaban fuera de tiempo o perdían dinero) con los buenos y el resultado era que todo iba razonablemente bien. Yo le decía que era básico saber qué iba mal para corregirlo y que estaba renunciando a tener un resultado genial por no mejorar los que iban mal.

    Ser consciente de los errores es fundamental para no volver a cometerlos. Si caemos en la autocomplacencia nos estamos conformando con la mediocridad.

    Un abrazo,
    Czd

    • ¡Hola, Cazadividendos!
      Totalmente de acuerdo contigo. A mi tampoco me gusta contentarme ni conformarme con un resultado mediocre, sino procurar mejorar día a día y aprender de los errores y de las cosas que se pueden mejorar (que es básicamente todo). Y este razonamiento que aplica a todo en la vida, también tiene una gran relevancia en nuestras inversiones.
      Muchas gracias por tus comentarios y reflexiones. Un abrazo,
      Marc

Deja un comentario

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Más información.

ACEPTAR
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 0 Flares ×