plusvalías

Como convertir plusvalías latentes en beneficios reales sin renunciar a tus dividendos futuros

5 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 5 5 Flares ×

¡Buenos días!

Sigues una estrategia de inversión en dividendos para conseguir, a través de la Bolsa, ingresos estables, crecientes e independientes a tu trabajo.

Muchas veces ves como los precios de tus acciones suben con fuerza y te generan grandes plusvalías latentes. Sin embargo, a ti te duele no poder aprovecharlas, ya que para ello tendrías que vender tus inversiones y renunciar a tus dividendos futuros.

Eso no solo implicaría ir en contra de tu estrategia inicial, sino que además te plantearía el problema de dejar de cobrar los dividendos futuros y asumir el riesgo de, quizás, no poder volver a comprar esas acciones al mismo nivel de rentabilidad del que disfrutabas hasta ahora.

Así que tienes dos opciones: ser fiel a tu estrategia y soportar el dolor de dejar escapar la gran rentabilidad que te ofrecen las plusvalías, o vender tus acciones y renunciar a tus dividendos futuros, quizás para siempre.

¿Te resulta familiar esta situación? A mí sí, y te aseguro que no es agradable, ya que tomes la decisión que tomes, vas a dejar un montón de dinero sobre la mesa.

Pero, ¿y si te dijera que hay un modo de sacar provecho de esas plusvalías sin tener que renunciar a tus dividendos? Te aseguro que es posible gracias a la sencilla estrategia que hoy voy a contarte.

Convertir plusvalías latentes en beneficios reales sin renunciar a tus dividendos es posible. Clic para tuitear

¿En qué consiste esta estrategia?

La estrategia consiste en comprar acciones adicionales a las que inicialmente pensabas adquirir para venderlas cuando suban de precio y te ofrezcan unas buenas plusvalías latentes. De esta manera podrás disfrutar de una parte de dichas plusvalías y, al mismo tiempo, mantendrás exactamente el número de acciones que querías y que te permitirán seguir disfrutando de tus dividendos indefinidamente.

Se trata de una estrategia sencilla que se adapta perfectamente a la inversión en dividendos y que podrás aprovechar para potenciar la rentabilidad actual de tus inversiones vía dividendos.

¿Cómo se aplica la estrategia?

Antes de aplicar esta estrategia debes seguir exactamente los mismos pasos que cuando te planteas una inversión potencial: elegir en qué empresa invertir tu dinero, decidir el número de acciones que quieres tener y cuál es el precio adecuado para comprarlas.

Por cierto, respecto a qué empresa elegir para invertir tu dinero, tengo algo muy interesante para ti:

Y es precisamente cuando ya has planteado los aspectos principales de tu inversión, cuando la estrategia entra en acción. Para aplicarla sólo debes aumentar el número de acciones a comprar, de manera que, aparte de las que pensabas adquirir inicialmente y que irán destinadas a generar dividendos a largo plazo, habrá unas cuantas acciones adicionales que venderás cuando te ofrezcan unas buenas plusvalías.

Un ejemplo

Voy a mostrarte un ejemplo de como aplicar la estrategia en la práctica. Imagina que quieres comprar 200 acciones de ENAGAS a 24€ cada una, lo que sumará una inversión total de 4.800€. Tu objetivo principal es conseguir ingresos vía dividendos, por lo que tienes intención de mantener tus acciones indefinidamente.

Sabes que es probable que en el futuro las acciones suban de precio y te ofrezcan plusvalías latentes, pero como quieres conservar las 200 acciones para seguir cobrando tus dividendos año tras año, no podrás venderlas para convertirlas en beneficios reales.

Así que decides aplicar esta estrategia, y para ello compras 50 acciones adicionales, sumando así un total de 250 acciones. Como puedes ver, tu inversión total ascenderá ahora a 6.000€, 1.200€ más de lo que te habías planteado inicialmente.

Imagina que pasados seis meses las acciones de ENAGAS cotizan a 29€, lo que te ofrece unas plusvalías latentes de 5€ por acción, o lo que es lo mismo, de más del 20%. Ahora puedes hacer tres cosas: mantener toda tu posición, venderla toda o vender sólo las 50 acciones adicionales que compraste para tal fin. Veamos que pasaría en cada uno de los casos:

Opción 1: Mantienes toda tu posición

Teniendo en cuenta que ENAGAS paga en el momento de escribir estas líneas un dividendo bruto de 1,39€ por acción, al mantener toda tu posición te asegurarías unos dividendos brutos totales de 347,5€ para el primer año (250 acciones x 1,39€).

Opción 2: Vendes toda tu posición

En el caso de vender las 250 acciones que posees de ENAGAS a 29€ cada una ingresarías un total de 7.250€, que restando los 6.000€ que invertiste, te daría un beneficio bruto de 1.250€ (sin contar comisiones). Esto equivale a una rentabilidad bruta del 20,83% en seis meses, lo que no está nada mal.

Opción 3: Vendes sólo las 50 acciones adicionales

En el caso de aplicar la estrategia que te comento obtendrías una solución de compromiso. Venderías las 50 acciones adicionales a 29€ cada una, y como las compraste a 24€, te daría un beneficio bruto (sin comisiones) de 250€.

Y, como sólo venderías las 50 acciones adicionales, te quedarías con las 200 acciones que inicialmente querías comprar y que te generarían un total de 278€ brutos anuales vía dividendos (200 x 1,39€).

Fíjate en que al cabo del año habrías obtenido, por un lado, los 250€ vía plusvalías y, por el otro, los 278€ vía dividendos (y que seguirías cobrando en el futuro). Por lo tanto, habrías ganado un total de 528€ el primer año, lo que representa una rentabilidad bruta total del 8,8% sobre tu inversión inicial de 6.000€.

En caso de haber comprado sólo las 200 acciones a 24€ no habrías aprovechado las plusvalías, por lo que tu rentabilidad bruta total se hubiera limitado a la rentabilidad por dividendo, que en este caso habría sido del 5,79% (1,39€/24€ x 100). Así pues, aplicando esta estrategia habrías conseguido una rentabilidad adicional del 3,01% (8,8% – 5,79%).

¿Qué opción elegir?

Con los números del ejemplo, si mantienes toda tu posición obtienes unos beneficios brutos totales de 347,5€ a cambio de renunciar a los 1.250€ que ganarías en caso de vender todas tus acciones. Sin embargo, vendiendo toda tu posición correrías el riesgo de no poder volver a comprar las acciones con la misma rentabilidad vía dividendo.

Por lo tanto, con la estrategia que te propongo obtendrías un resultado intermedio, ya que ganarías un total de 528€ el primer año y te asegurarías unos dividendos de 278€ anuales para los años futuros (si la empresa no disminuye su dividendo por acción).

Como puedes ver, aplicando esta estrategia puedes sacar provecho de una parte de las plusvalías que te ofrezcan tus acciones para obtener un plus de rentabilidad adicional a tus dividendos, y todo ello sin tener que hacer nada más que comprar unas cuantas acciones adicionales.

Además, en caso de haber cobrado dividendos durante el tiempo que conservaste las 250 acciones, tu rentabilidad sería incluso superior, ya que las 50 acciones adicionales te hubieran dado dividendos adicionales.

¿Cuántas acciones adicionales debes comprar?

Pues dependerá de ti y de cómo gestiones tu cartera. Lo que debes tener en cuenta es que si las acciones adicionales representan un incremento muy pequeño respecto a la posición que pensabas inicialmente, como por ejemplo del 1% o 2%, difícilmente te permitirán aprovechar las plusvalías futuras.

Si, por el contrario, el incremento adicional es muy grande, como del 50% o incluso del 100%, aunque sí te permitirán aprovechar dichas plusvalías, será a cambio de un gran aumento del riesgo causado por la gran sobre ponderación de tus posiciones.

En mi opinión, tal y como puedes ver en el ejemplo que te acabo de mostrar, creo que incrementar las acciones un 25% respecto a la posición que pensabas adquirir inicialmente es una cantidad suficiente para aprovechar bien las plusvalías futuras sin sobre ponderar en exceso el peso que tienen tus inversiones dentro del global de tu cartera.

Ventajas e inconvenientes de esta estrategia

Como todo, esta estrategia tienes ventajas e inconvenientes que quiero comentarte antes de que la incorpores a tu estrategia vía dividendos.

Ventajas

  • Te permite aprovechar una parte de las plusvalías latentes que experimentan tus inversiones, generándo así un plus de rentabilidad adicional a la conseguida por tus dividendos.
  • Puedes disfrutar de ingresos vía plusvalías al mismo tiempo que mantienes la posición en dividendos exacta que querías para tu cartera.
  • Te da la opción de cobrar dividendos extra durante el tiempo que mantengas las acciones adicionales.
  • Es totalmente compatible con la estrategia de inversión en dividendos.

Inconvenientes

  • No te permite aprovechar al 100% las plusvalías latentes que te ofrecen tus inversiones (aunque es mejor sacarles algo de provecho que nada).
  • Te obliga a sobre ponderar tus posiciones hasta que vendas las acciones adicionales (aunque un 25% no es excesivo).
  • Al sobre ponderar las posiciones, reduce temporalmente tu liquidez disponible (aunque es dinero que mientras tanto tienes trabajando para ti).

Conclusión global de la estrategia

Tal y como yo lo veo, las ventajas de esta estrategia compensan sus inconvenientes. Al fin y al cabo, se trata de una estrategia totalmente compatible con la inversión en dividendos, muy fácil de aplicar y que te permite obtener un plus de rentabilidad adicional a la que consigues con tus dividendos.

A mi me ha dado buenos resultados, por lo que la seguiré usando en el futuro. Y tú, ¿vas a incorporarla a tu rutina inversora? ¿Se te ocurren más ventajas o inconvenientes de esta estrategia? Comparte tus opiniones en los comentarios 😉

5 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 5 5 Flares ×

7 comentarios sobre “Como convertir plusvalías latentes en beneficios reales sin renunciar a tus dividendos futuros

  1. Es otra estrategia más en nuestro camino, yo prefiero mantener posiciones, pero no la descarto y te la agradezco.
    Por añadir algo, también he visto la siguiente estrategia: Si consigues que con el tiempo una acción se duplique de precio (por poner el ejemplo más claro e ideal), vendes la mitad de la inversión cuando lo veas correcto. Yo no soy muy partidario de esta estrategia puesto que pierdes número de acciones , pero el planteamiento que hacen es que sigues con la misma inversión inicial pero ahora solo arriesgas con los beneficios obtenidos. De esta manera aunque en una catástrofe perdieras toda tu inversión, solo perderías beneficios, nunca tu capital inicial. Como te digo no es mi estilo, pero es una manera también de vender y recoger beneficios.
    Gracias por tu ayuda.

    • ¡Hola, Roberto!
      La estrategia que comentas, aunque se pueda aplicar en menos ocasiones al tener que doblar el precio de las acciones, es muy buena también. Estoy contigo en que dejas de tener acciones y, por lo tanto, dividendos en el futuro, pero ganas unas buenas plusvalías y consigues potenciar muchísimo la rentabilidad de ese año.
      Muchas gracias por compartir tus opiniones 😉
      Un abrazo,
      Marc

  2. Me gusta la estrategia, aunque a veces cuando las plusvalías son mayores a las que indicas en el ejemplo, también es interesante la estrategia a la que yo llamo “acciones gratis”, que consiste en deshacerte de la posición hasta recuperar la inversión de entrada, y dejar el resto de acciones en cartera, en algunos casos me parece muy buena estrategia, sobre todo a partir de que las acciones doblan su valor de cotización, vendes la mitad de las acciones, y la otra mitad que te sale “gratis” sigue en tu cartera…

    Un saludo,
    Albert

    • ¡Hola, Albert!
      La estrategia de las “acciones gratis”, como dices, es una muy buena opción cuando el precio de tus acciones se dobla, o incluso se triplica. Y, aunque no pase muy a menudo, vale la pena estar preparados por si llega la ocasión. Aunque dejes de ganar dividendos futuros al vender la mitad de tus acciones, te llevas unos buenos beneficios que puedes reinvertir en otra parte.
      Muchas gracias por tus comentarios.
      Un abrazo,
      Marc

  3. No es mala estrategia pero hay q tener muy claro cuantas acciónes quieres.
    Y cuando suben,te entra el estado de avaricia y no vendes xq cobramos más dividendos y tenemos más plusvalía.
    Yo no vendería a no ser q tuviera ya claro dónde meterlo.
    La verdad q es un dilema y todavía no he encontrado a nadie q me de una solución q me convenza.
    Saludos.

    • ¡Hola, Jose!
      No hay una solución perfecta, sino muchas buenas opciones distintas que pueden resultarte útiles en cada momento. Algunos días lo verás de una manera, y otros de otra. Se trata de controlar las emociones, tener muy claros tus objetivos y disponer de herramientas (como por ejemplo la estrategia que te presento hoy) para conseguir dichos objetivos.
      Espero a vender hasta que tienes otra inversión alternativa es buena idea, la lástima es que en la práctica muchas veces las grandes plusvalías se dan en momentos en que todo está caro y cuesta encontrar alternativas mejores.
      Muchas gracias por tu participación. Un abrazo,
      Marc

Deja un comentario

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Más información.

ACEPTAR
5 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 5 5 Flares ×