coste de oportunidad

Coste de oportunidad: lo que pagas realmente por las cosas

4 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 4 4 Flares ×

¡Buenos días!

¿Sabías que el precio de venta que pone en la etiqueta de tu casa, tu coche o tu ropa no es lo que realmente acabas pagando? ¿Sabías que en realidad el coste que suponen todas estas cosas para ti es mucho mayor que el dinero que sale inicialmente de tu bolsillo?

Hoy te cuento el porqué de esta realidad y cómo puedes tomar mejores decisiones financieras que te acerquen a tu vida deseada gracias al sencillo pero potente concepto del coste de oportunidad.

¿Qué es el coste de oportunidad?

El concepto del coste de oportunidad es todo a lo que renuncias cuando eliges hacer algo con tu dinero. Por ejemplo, si destinas tu dinero a comprarte un coche, estás renunciando a usarlo para comprar unos billetes de avión, o una casa, o una inversión. Por lo tanto, se trata de todas las cosas que dejas de hacer por el simple hecho de elegir una.

Aunque se trata de un concepto que se enseña en el ámbito económico y hace referencia al dinero, el coste de oportunidad también puede aplicarse a otros ámbitos de la vida, como el tiempo y la energía. Al fin y al cabo, continuamente estás decidiendo lo que haces con tu tiempo y con tu esfuerzo, dejando de lado un universo infinito de otras posibilidades a las que estás renunciando en ese momento.

Un ejemplo típico

El coste de oportunidad tiene una aplicación muy práctica y muy útil tanto para tus finanzas personales como para tus inversiones. Déjame que te lo muestre con un sencillo ejemplo.

Imagínate que un familiar te regala un local y, después de darle vueltas, decides utilizarlo para emprender un negocio y ofrecer en él tus servicios.

Tras largas jornadas laborales y de mucho esfuerzo por tu parte consigues ganar con tu negocio 1.000€ mensuales, tal como puedes ver de forma resumida en la siguiente tabla:

coste de oportunidad

Sin embargo, te das cuenta de que ese mismo local podrías alquilarlo para que otra persona montara su propio negocio, mientras tú sólo tendrías que cobrar el alquiler. Concretamente, por las características del local crees que podrías alquilarlo por 1.500€ mensuales.

Pues, ¿sabes qué? Estos 1.500€ mensuales son tu coste de oportunidad, el cual deberías incluir junto a tus otros costes. Fíjate en que mientras no implican una salida de efectivo de tu bolsillo, sí representan lo que dejas de ganar por no alquilar el local. Así pues, mira cómo cambia la situación cuando lo incluyes junto al resto de gastos:

coste de oportunidad

Si no tienes en cuenta el coste de oportunidad, puedes pensar que está súper bien no tener que pagar un alquiler y que tu negocio te genere 1.000€ mensuales. No obstante, al incluirlo te darás cuenta de que en realidad estás trabajando un montón de horas y esforzándote mucho para ganar 1.000€ cuando podrías estar ganando 1.500€ sin trabajar en absoluto.

Dicho en otras palabras, podría ser que te estuvieras esclavizando en un empleo (aunque tú fueras el jefe) para ganar 1.000€ al mes cuando podrías quizás ser libre financieramente ingresando 1.500€ sin hacer nada.

La diferencia entre ambas situaciones te la muestra el coste de oportunidad, con lo que creo que queda clara cuál es su utilidad a la hora de tomar tus decisiones económicas y de inversión.

Aplicando el coste de oportunidad en tu día a día

Ahora que has visto qué es el coste de oportunidad y la importancia de tenerlo en cuenta para tomar las mejores decisiones posibles, voy a mostrarte el poder real que tiene este aplicado a tus finanzas personales.

Recuerda que el coste de oportunidad representa todo a lo que renuncias por el hecho de elegir hacer algo, en este caso con tu dinero. Por lo tanto, cuando gastas tu dinero estás renunciando a la posibilidad de invertirlo, renunciando también a la rentabilidad futura que dicha inversión te generaría durante el resto de tu vida.

Así pues, el coste de oportunidad te permite calcular cuánto te cuestan realmente las cosas que te compras, ya que no sólo tiene en cuenta el dinero que sale hoy de tu bolsillo, sino también todo lo que dejas de ganar en el futuro al no poder invertirlo. Fíjate en el siguiente ejemplo para acabar de verlo claro.

Imagina que tienes 10.000€ ahorrados y decides destinarlos a comprarte un coche nuevo, ya que te da vergüenza ir con el tuyo que ya tienes dos años de antigüedad. Así que ahora te pregunto: ¿cuál es para ti el coste del coche nuevo? Aunque los 10.000€ incluyan el impuesto de matriculación y el resto de gastos, tu coche te cuesta mucho más de 10.000€. Pero, ¿por qué? Fíjate bien.

Por tu experiencia, sabes que la rentabilidad neta anual que puedes sacarle a tu dinero se sitúa alrededor del 7%. Además, como tienes la intención de invertir toda tu vida y dejar tu patrimonio en herencia, ahora que tienes 40 años calculas que todavía podrás gestionar tus inversiones durante al menos 40 años más, hasta que tengas 80.

Por lo tanto, con una rentabilidad anual media del 7% durante 40 años, si invirtieras los 10.000€ los convertirías en 149.744€, cantidad a la que estás renunciando a cambio de adquirir el coche. Así pues, el coste de oportunidad de comprarte el coche nuevo son 149.744€, o dicho en otras palabras, el coche te va a costar 149.744€, no 10.000€.

Bueno, en realidad va a costarte bastante más, ya que un coche es un pasivo que, aparte de los 10.000€ iniciales, te generará gastos adicionales en seguros, impuestos, revisiones y reparaciones. Y, cada uno de estos gastos tendrá a su vez su coste de oportunidad a lo largo de los años, lo que aumentará el coste total que supone el coche para ti.

Los mejores inversores tienen que pagar más por las cosas

Ahora quiero hacerte una reflexión que, al menos para mí, resulta de lo más curiosa. Te habrás dado cuenta de que cuanto mayor sea la rentabilidad que seas capaz de conseguir con tus inversiones, mayor será tu coste de oportunidad al gastar tu dinero en cualquier otra cosa, ya que estarás renunciando a una cantidad mayor de beneficios futuros.

Cuanto más rentabilidad seas capaz de conseguir, mayor será el coste de oportunidad a asumir. Clic para tuitear

Pues bien, esto implica que los inversores que obtienen mayores rentabilidades son los que tienen que asumir mayores costes por lo que compran, ya que son los que renuncian a mayores beneficios futuros por cada euro que gastan.

La paradoja, por lo tanto, radica en que mientras los mejores inversores son precisamente los que compran sus activos e inversiones más baratos, son también los que se ven obligados a soportar los mayores costes a cambio de sus pasivos y gastos. Curioso, ¿verdad?

En el siguiente gráfico verás un claro ejemplo de ello:

coste de oportunidad

Fijáte en que mientras el inversor B es capaz de obtener el doble de rentabilidad por sus inversiones que el inversor A, también tiene que asumir un mayor coste por el coche nuevo, ya que se ve obligado a renunciar a una cantidad mucho mayor de beneficios durante el resto de su vida.

Conclusión

Tener en cuenta el coste de oportunidad puede ayudarte a mejorar tus decisiones financieros e inversoras, como en los ejemplos del local y del coche. Debes recordar que todo lo que hagas, ya sea con tu tiempo o tu dinero, implicará que renuncias en ese momento a hacer muchas otras cosas.

Por este motivo, creo que vale la pena que dediques tus limitados recursos a algo que te gusta, que te acerca a tus objetivos financieros y que te permite vivir la vida que deseas.

Y, aunque mejorar como inversor hará que tengas que asumir mayores costes de oportunidad por tus gastos, no te preocupes, ya que tus inversiones también te generarán mayores beneficios que te aportarán más tranquilidad y libertad.

¿Conocías el concepto del coste de oportunidad? ¿Lo usas habitualmente? ¿Te sorprende lo que puedes acabar pagando por las cosas que te compras?

 

Imagen: www.zanebenefits.com_.jpg

4 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 4 4 Flares ×

10 comentarios sobre “Coste de oportunidad: lo que pagas realmente por las cosas

  1. Hola Marc.

    En los tiempos que corren y si ya tenemos el dinero trabajando para nosotros me parece buena idea hacer números y pedir prestado. Te puedes encontrar que te salga mas barato avalar con tu propio dinero y ademas dejar que sea el, el que pague el préstamo. Te pueden prestar al 3% tu sacarle un 6% y cuando acabes de pagar tener el coche y mas dinero todavia, eso reduciría el coste de oportunidad.

    Un saludo.

    • ¡Hola, Antonio!
      Efectiavmente, perdir prestado puede ser una manera de reducir el coste de oportunidad, siempre y cuando los términos de devolución sean igualo superiores a los términos de inversión y no haya riesgo de que tengas que devolver el dinero en el peor momento. En el caso que comentas del coche, que era el ejemplo tratado, habría que ver la rentabilidad que somos capaces de obtener con el dinero que mantenemos al pedir prestado, y el tipo de interés que nos cobran.
      Gracias por tu aportación.
      Un saludo,
      Marc

    • ¡Hola, Jose!
      No digo que no haya que gastar nada, sino simplemente tener el concepto del coste de oportunidad presente para poder decidir qué uso nos aporta más valor a cambio de nuestro dinero. Creo que es una buena manera para que reflexionemos sobre lo que realmente queremos por encima de otras cosas, ya que mucha gente gasta sin parar y luego piensa que la libertad financiera no es posible para ella.
      Muchas gracias por tu comentario
      Un saludo,
      Marc

  2. ¡Hola, Marc!

    Siempre había escuchado hablar del coste de oportunidad pero, hasta que no he visto los ejemplos, no me había quedado tan claro. Realmente es impresionante ver el potencial del dinero y tenerlo en cuenta es una buena manera de valorar nuestras decisiones monetarias. Sé que no todo en la vida es invertir, ni todo en la vida es gastar, pero está bien que conceptos como estos nos ayuden a valorar si la decisión que estamos tomando nos aporta lo que queremos o si simplemente nos estamos dejando llevar por puro capricho.

    ¡Gracias por este artículo, Marc, me ha gustado mucho!

    ¡Un abrazo grande!

    • ¡Hola, Maria!
      Me alegro de que te haya gustado el artículo. Se trata, como muy bien has dicho, de reflexionar sobre si lo que hacemos con nuestro dinero (y con nuestro tiempo) es lo que realmente nos aporta valor, sin tener que renunciar a invertir o a gastar.
      Muchas gracias por tu aportación.
      Un gran abrazo,
      Marc

  3. Hola Marc,
    cuando tenga 80 años me dará igual tener casi 150.000€, ahí el coste de oportunidad es todo lo que no he disfrutado por dejar dinero en herencia (que se pongan a currar los que vengan detrás 😉 ).
    Creo que sería más correcto pensar que si el coche tiene 2 años, realmente no necesitas cambiarlo (yo espero que el mío dure como poco 10 años), y mientras puedes sacar rentabilidad a ese dinero, y más adelante con ese beneficio quizá puedas comprarlo. Sino, lo mejor sería como lo plantea antoniogarcia72, si el préstamo para el coche está al 5,95% (ING) y soy capaz de sacar una rentabilidad del 7 u 8%, pago los intereses con mis beneficios.
    En cualquier caso, el ejemplo que has puesto para entender el concepto es de 10.

    Saludos!

    • ¡Hola, Esther!
      Yo además pondría una cláusula en la herencia para que los que no se lo curraran no recibieran nada 😉
      Muchas gracias por tu comentario. Un saludo,
      Marc

  4. Hola Marc.
    Me encanta tu pag. y que decir de tu bloc. Hace tiempo ya que voy detrás del mundo de las inversiones, formándome y que decir de la experiencia que nos da el mercado.

    Estoy intentando adquirir tu guía pero me da error al intentar pagar. Te podrías poner en contacto conmigo.

    Gracias

    • ¡Hola, Francisco!
      Muchas gracias por tus palabras, me alegro de que te guste el blog 😉
      Respecto a la guía, no te preocupes, te he enviado un email con una posible solución al problema que comentas. Gracias por confiar en mí y por tu participación con tus comentarios.
      Un saludo,
      Marc

Deja un comentario

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Más información.

ACEPTAR
4 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 4 4 Flares ×