enfoque empresarial

Un enfoque empresarial para tus inversiones en Bolsa

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

¡Buenos días!

Quieres tener más tiempo para hacer lo que te gusta, para dedicarte a tu familia y ser más libre. Sabes que invertir es una manera de conseguir más ingresos independientes a tu trabajo. Te das cuenta de que la Bolsa es una fantástica herramienta para poner tu dinero a trabajar para ti.

Sin embargo, no quieres pasarte el día comprando y vendiendo acciones con un elevado nivel de estrés, tal como has visto en las películas sobre Bolsa. ¡Estupendo! Pienso lo mismo que tú y, precisamente por esto, hoy voy a contarte porque el hecho de darle un enfoque empresarial a tus inversiones en Bolsa te permite ganar más y tener más tiempo libre.

El enfoque empresarial de tus inversiones en Bolsa

Igual que en tu pueblo o ciudad hay un mercado donde la gente se reúne para comprar y vender comida, ropa, o lo que sea, en las Bolsas de Valores se compran y se venden acciones. Por lo tanto, las Bolsas son, en su esencia, mercados dónde se pueden comprar y vender acciones.

Mientras que al comprar un quilo de carne o un litro de leche tienes muy claro lo que estás adquiriendo a cambio de tu dinero, he observado que en la Bolsa no siempre está tan claro lo que realmente se está comprando.

No estás comprando números en tu pantalla… sino una parte de un negocio muy real

Debes tener muy presente que cuando compras acciones de una empresa que cotiza en la Bolsa, lo que estás comprando no son unos números en la pantalla de tu ordenador, ni unas lucecitas de colores rojo y verde que se van alternando en función de si su precio sube o baja. No. Lo que estás comprando es una parte de un negocio muy real.

Cuando compras acciones de un negocio te conviertes en accionista, con lo que tienes derecho a participar en los beneficios que obtenga la empresa en el futuro. Una parte del negocio es tuyo, te pertenece. Por lo tanto, el enfoque empresarial consiste en ver tus acciones como partes de un negocio.

Parece lógico, ¿verdad? Pues te sorprendería saber que la mayoría de la gente no ve las acciones como pequeñas partes de propiedad de un negocio, sino como una mercancía que se puede comprar y vender sin tener en cuenta siquiera a qué se dedica la empresa que hay detrás.

Por este motivo me atrevo a decir que, aunque haya muchos inversores que adopten un enfoque empresarial de sus inversiones, todavía siguen siendo una minoría.

Muchas personas trabajando para ti

Cuando eres propietario o propietaria de un negocio que cotiza en la Bolsa, debes tener muy presente que cada día hay centenares, o incluso miles de personas que se levantan para ir a trabajar y conseguir que la empresa siga adelante y sea rentable para sus accionistas, es decir, para ti.

Por lo tanto, en el momento en que te conviertes en accionista de un negocio de este tipo, debes recordar que todas esas personas, desde el conserje que abre la puerta del edificio hasta el presidente de la última planta, están trabajando para ti. Están trabajando para generar unos beneficios en los que tú, como accionista, puedas participar.

No obstante, hay una diferencia fundamental entre todos esos trabajadores  y tú. Mientras ellos cobran un salario a cambio de su tiempo y esfuerzo, a ti cómo accionista no se te ofrece un sueldo ni tampoco se te pide que trabajes. Lo que se te pide a ti es el dinero para financiar el negocio.

Tu negocio ofrece productos y servicios muy reales

Ese negocio del cual eres accionista ofrece productos y servicios muy reales que satisfacen necesidades y deseos de los clientes, de personas cómo tu y cómo yo. La gente paga por ellos y las personas que trabajan en ese negocio son las encargadas de identificar esas necesidades, crear productos para satisfacerlas y venderlos exitosamente. Por lo tanto, cuando adquieres acciones estás adquiriendo una parte de los beneficios que generará el negocio vendiendo esos productos y servicios que otros desean.

No sólo compras acciones… compras activos

Cuando compras acciones de un negocio pasas a ser propietario de una parte de este, con lo cual tienes derecho a participar en los beneficios que este genere. Ya sea mediante el aumento de valor y de precio del negocio, por los dividendos que este te paga cada año o por una combinación de ambos, tus acciones te van enriqueciendo con el tiempo sin que tengas que trabajar en ese negocio.

Por lo tanto, si tus acciones te generan ingresos sin que tú tengas que trabajar, significa que estas son activos para ti. Así pues, cuando adquieres acciones de un negocio que obtiene beneficios para sus accionistas estás consiguiendo que tu dinero trabaje para ti.

Comprando acciones de un negocio que tiene beneficios consigues que tu dinero trabaje para ti. Clic para tuitear

El enfoque empresarial te permite identificar negocios de calidad

Teniendo en cuenta que las acciones que posees son activos porque te permiten participar en los beneficios del negocio al cual pertenecen, si dichos negocios no generasen beneficios tus acciones podrían dejar de ser activos para ti. Por este motivo, debes ser capaz de identificar negocios de calidad que tengan beneficios sólidos y crecientes a lo largo del tiempo.

Y, en este punto, el enfoque empresarial resulta esencial. Si únicamente te fijas en el precio de las acciones para decidir cuáles comprar, sin analizar la calidad del negocio que hay detrás, no podrás diferenciar los negocios de calidad de los negocios mediocres.

Si lo piensas bien, sería como comprarte unos zapatos mirando únicamente las etiquetas de los precios, sin ver los zapatos. Probablemente acabarías comprando un tipo de calzado distinto al que querías, de una talla distinta y quizás incluso del sexo opuesto.

Si quisieras comprar un restaurante…

…¿lo comprarías preguntando sólo el precio que se pide? No, ya que seguramente irías a hablar con el dueño y le preguntarías qué gastos tiene, qué nivel de ingresos genera y la documentación que lo demostrara.

Querrías saber, además, el número de mesas, el tíquet medio y otros indicadores clave del sector. Dicho en otras palabras, le darías al proceso de compra del restaurante un enfoque empresarial. Entonces, si para comprar un pequeño negocio de barrio te tomarías todas estas molestias, ¿por qué en la Bolsa la gente compra partes de multinacionales fijándose sólo en el precio?

Otro día te hablaré en profundidad de los motivos que les llevan a comportarse de ese modo, aunque ya te avanzo que existe una industria que consigue enormes beneficios a costa de las personas que compran y venden acciones guiándose únicamente por el precio.

Cómo aplicar el enfoque empresarial a tus inversiones en Bolsa

Para aplicar el enfoque empresarial a tus inversiones en la Bolsa debes ser consciente de que detrás de cada ticker, detrás de cada cotización de precios y detrás de cada lucecita verde y roja que aparece en tu pantalla hay un negocio formado por personas que trabajan duramente todos los días para conseguir satisfacer los deseos y necesidades de los clientes mediante productos y servicios muy reales.

Por lo tanto, si quieres crear y mantener un patrimonio que te genere ingresos de manera indefinida e independiente a tu trabajo, debes invertir tu dinero y adquirir acciones de negocios de calidad que sean capaces de ofrecerte suculentos beneficios.

Esto implica comprometerse con ciertas empresas a largo plazo, justamente lo opuesto a comprar y vender acciones continuamente como si se tratara de mercancía de mercadillo.

Así pues, el enfoque empresarial es el que te permite ver las acciones de la Bolsa como partes de negocios reales, y no como un trozo de papel con el que comerciar. Si te pasas el día comprando y vendiendo acciones como si fueran cualquier otro bien, puede ser que ganes dinero, pero será a cambio de tu trabajo, pues serás tú quien estará comprando y vendiendo.

Si aplicas el enfoque empresarial, en cambio, sabrás que estás identificando empresas de las cuales comprar algunas acciones para conseguir que otros trabajen para generarte beneficios sin que tú tengas que trabajar.

El enfoque empresarial ayuda a aumentar la rentabilidad y a reducir el riesgo de tus inversiones

Una de las enormes ventajas de aplicar el enfoque empresarial para tus inversiones en la Bolsa es que te ayudará a aumentar la rentabilidad de tu cartera al mismo tiempo que reducirás el riesgo de perder dinero.

Recuerda que estarás comprando acciones de negocios que préviamente habrás analizado, por lo que reducirás enormemente las probabilidades de comprar empresas basura y encima pagar un precio demasiado elevado por ellas.

De esta manera evitarás perder dinero a largo plazo y estabilizarás tus ingresos al no estar comprando y vendiendo acciones continuamente en función del movimiento de sus precios. Además, te permitirá invertir de manera responsable y muy relajada, lejos del frenético y estresante ritmo que mucha gente relaciona con la Bolsa.

Adoptando un enfoque empresarial de tus inversiones en Bolsa podrás adquirir activos a través de esta de manera responsable y relajada mientras creas un patrimonio que te genere ingresos para siempre.

Haz clic aquí para descubrir todo lo que necesitas saber para invertir en Bolsa con éxito

¿Adoptas un enfoque empresarial en tus inversiones? ¿Eras consciente de que detrás de cada acción hay muchas personas trabajando para conseguir generar beneficios? ¿Te comprometes a largo plazo con tus inversiones?

Imagen: iStock 000013201476XSmall

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

15 comentarios sobre “Un enfoque empresarial para tus inversiones en Bolsa

  1. Hola Marc.
    Un gran artículo. Mucha gente compra acciones sin valorar exactamente lo que está haciendo, ni siquiera que empresa hay detrás de ese “click” de ratón. Cuando este es el proceso, normalmente el resultado no es el que se esperaba.
    Hay que hacer uno mínimo análisis de las empresas, antes de tomar la decisión de invertir, nos irá mejor.
    Un abrazo.

    • ¡Hola, Miguel!
      Así es, parece ser que mucha gente compra y vende acciones sin tener en cuenta lo que representan realmente. Analizando los negocios de los cuales queremos comprar acciones nos permite reducir el riesgo de nuestras inversiones.
      Muchas gracias por tu comentario.

      Un abrazo,
      Marc

  2. ¡Hola, Marc!

    ¡Gracias por este artículo! Me ha gustado mucho porque, aunque no tengo una gran experiencia en el mundo de las inversiones, sí que es verdad que a veces nos olvidamos de que, detrás de la pantalla del ordenador y de todos esos números, hay un montón de empresas y personas trabajando duramente. Además, creo que es genial analizar un poco más y establecer un criterio personal para la compra de las acciones más allá del precio.

    ¡Espero seguir aprendiendo mucho más sobre inversiones con este blog!

    Te escribo un abrazo,

    Maria

    • ¡Hola, Maria!

      Así es, detrás de la pantalla hay un montón de gente que trabaja duro para que esa empresa en concreto tire hacia adelante. Además, como bien indicas, se trata de establecer criterios personales (dependerán de cada inversor) para decidir si invertir en un determinado negocio o no.
      Muchas gracias por tu comentario, y confío en que seguirás aprendiendo un montón de cosas con los artículos futuros.

      Un abrazo,
      Marc

  3. Hola marc te informo de manera muy personal que éstos conocimientos y aprendizajes son los que yo quiero dominar y con tu metodología de enseñanza, y llevándonos pasó a paso lo voy a lograr.
    Mis mejores deseos.

    • ¡Hola, Heraclio!
      Estoy convencido de que entre todos vamos a seguir mejorando continuamente nuestro nivel inversor, sea cual sea. Como dices, se trata de ir paso a paso para afianzar conocimientos e ir ganando experiencia.

      Te agradezco tu comentario y te mando un gran saludo.

      Marc

  4. Hola, Marc,

    Es la primera regla del inversor de largo plazo, pensar en las acciones como lo que son: un trocito de un negocio, que para que te dé buenos resultados tiene que ser bueno. Parece de Perogrullo pero es muy importante. No se trata de comprar barato, sino de comprar bueno y barato, y no está de más recordarlo de vez en cuando.

    Un abrazo,
    Czd

    • ¡Hola, Cazadividendos!
      Así es, se trata de la primera regla del inversor de largo plazo, tener una visión empresarial de los negocios que se están comprando. Tienes toda la razón es que no debemos contentarnos con comprar barato, pues un mal negocio incluso regalado puede ser una pésima inversión. Como bien indicas, se trata de comprar buena y barato.
      Muchas gracias por tu comentario,

      Un abrazo,
      Marc

  5. Hola Marc , en primer lugar gracias por contestarme en el blog de Miguel, y que no te tomaras a mal, lo que dije de la frivolidad de los que persiguen dejar su trabajo…

    Acabo de descubrir tu blog gracias a esa colaboración con Miguel y el enlace que había allí.

    Yo también tengo un Bolg, (yo lo llamaría de “no bolsa”) pero mucho más humilde, yo solo lo tengo para pasar el rato y divertirnos, pues lo que predomina son los chistes y el humor. Y acabo de incluirte en una lista que tengo de los blogs que sigo, para que mis lectores se pasen por aquí.

    Saludos

    • ¡Hola, Pobre Pecador!

      En ningún momento me he tomado mal lo de la frivolidad, pues creo que la diversidad de opiniones es enriquecedora. Te agradezco que hayas incluido ¡DespiertaTuDinero! en los blogs que sigues. Cuanto mayor sea el número de personas a los que lleguemos entre todos, más alternativas tendrá la gente para reflexionar y decidir la vida que quieren tener.

      Un saludo,
      Marc

  6. Hola Marca descubrí hoy tu blog y me gusta.Me lo leí entero hoy,pero veo algún fallo.
    Te digo el lavavajillas me parece mucho 60 litros por lavado,y me compre uno hace nada y gasta creo q unos 20 o menos.
    Después hablas de rentabilidades del 8% durante 40 años e inflación del 4%.
    No se me gustaría q fueras mas realista en cifras a tiempo de hoy.
    No es crítica solo un comentario.
    Gracias y te tengo en favoritos.

    • ¡Hola, Jose!
      Primero de todo agradecerte que te hayas leído el blog.
      Respecto al lavavajillas, mi cálculo está basado en uno normal que no tenga un programa de ahorro como el que algunos nuevos ya incorporan, igual que desde el punto de vista energético, pues cada día son más eficientes en este sentido. Sin embargo, revisaré de nuevo los modelos consultados para asegurarme de que los datos son factibles, con lo que te agradezco tu aportación 🙂

      Respecto a las rentabilidades del 8%, invirtiendo en empresas de calidad que paguen un dividendo sólido y creciente, siempre y cuando las compres cuando el mercado te ofrece sus acciones realmente a precios atractivos, puedes conseguir una rentabilidad por dividendo inicial del 5-6% (en algunos casos bastante más), con lo cual ya te aseguras esa rentabilidad el primer año y el posterior crecimiento en los años siguientes. Entonces, en cuanto a revalorización del precio sólo necesitas un 2-3% anual de media para conseguir ese 8%. Verás que en largos periodos de tiempo, la Bolsa acostumbra a subir en conjunto más que eso, con lo cual si has centrado tu cartera en negocios de muy buena calidad y los has comprado a precios realmente bajos, no te resultará imposible conseguir un 2-3% de revalorización durante largos periodos. De hecho, lo muy difícil sería conseguirlo todos y cada uno de los años. Conseguir un 20% de rentabilidad media anual durante décadas sí me parecería una cifra poco realista, al menos para mí, pero un 8% es perfectamente viable incluso con una estrategia bastante conservadora como la que te acabo de comentar a grandes rasgos.

      Respecto a la inflación de 4%, es una cifra de ejemplo que creo que es realista, pues yo no sé cuál será la inflación futura (y creo que nadie puede saberlo realmente). Puede ser mayor, como puede ser menor, sólo el tiempo nos dirá si era realista o no, con lo que creo que es una cifra que cumple su cometido para expresar las ideas que quiero transmitir.

      Muchas gracias por tus observaciones y te animo a seguir comentando en los próximos artículos.
      Un saludo,
      Marc

  7. Hola Marc,
    magnífico blog y estupenda entrada. Te quiero hacer una consulta: si el análisis de las empresas es el ABC para invertir en ellas ¿cómo se hace ése análisis de las empresas en las que queremos invertir?

    Muchas gracias por tu amable atención,
    Javier

    • ¡Hola, Javier!

      Muy buen pregunta. Existen muchas maneras de analizar una empresa desde el punto de vista fundamental, que es el que se fija en cómo va el negocio. Mi intención para próximas entradas es mostrar una de ellas, que es la que utilizo yo, para tener un punto inicial a partir del cual cada uno pueda darle su toque personal.

      Muchas gracias por tu comentario. Un saludo,
      Marc

Deja un comentario

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Más información.

ACEPTAR
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 0 Flares ×