llegar a fin de mes

¿Te cuesta llegar a fin de mes? Céntrate en llegar a final de año

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

¡Buenos días!

¿Te cuesta llegar a fin de mes? ¿Te preocupa que haya algún imprevisto que te desmonte todos tus cálculos? ¿Algunos meses, como enero o febrero, te parecen más difíciles que otros? Hoy te traigo una sencilla pero muy potente idea para que todo esto deje de ser un problema para ti. Así que pongámonos manos a la obra.

¿Piensas en tu dinero en términos mensuales?

Es posible que pienses en tu dinero en términos mensuales. Dicho en otras palabras, te centras en conseguir el dinero suficiente para pagar las facturas de ese mes y, cuando finalmente lo consigues, llega el mes siguiente y vuelta a empezar. Y así todos y cada uno de los meses, añadiendo incluso más presión en determinados momentos del año.

Inconvenientes de pensar en tu dinero sólo mes a mes

Centrarte en tu dinero únicamente de forma mensual tiene una serie de inconvenientes:

  • Te ofrece una perspectiva limitada de tu situación financiera

No te deja ver más allá, puesto que tu atención está centrada únicamente en pagar las facturas de ese mes. Esto te puede llevar a ignorar los meses siguientes, pensando que ya tienes suficiente lío con el actual y que ya pensarás en los otros cuando lleguen. Limitar tu perspectiva en este sentido puede dificultarte llegar a fin de mes.

  • Te obliga a tomar decisiones importantes en momentos de tensión

Al tener una perspectiva limitada de tu situación financiera, cualquier decisión importante que debas tomar respecto a tu dinero se verá envuelta en un ambiente de tensión. Además, probablemente deberás tomar dicha decisión mientras piensas cómo pagar los recibos de ese mes. Esto puede llevarte a tomar decisiones de menor calidad que no den los resultados óptimos que esperabas.

  • Te deja a merced de sorpresas desagradables

Cuando piensas sólo mensualmente, cualquier imprevisto que te genere una salida de dinero que no habías contemplado te puede desmontar la planificación de ese mes. Por lo tanto, cualquier sorpresa puede dificultarte el llegar al final de ese mes y de los siguientes.

  • No te permite planificar tus finanzas adecuadamente

Cuando planificas tus finanzas para encaminarte hacia tus objetivos financieros, el hecho de pensar únicamente en términos mensuales limita todavía más tu perspectiva. Esto te obliga a tomar decisiones importantes en momentos de tensión y te deja a merced de sorpresas desagradables, lo que inevitablemente te lleva al siguiente punto.

  • Te genera estrés continuamente

Todos los inconvenientes anteriores se trasladan no sólo a tu bolsillo, sino también a tu cuerpo y a tu mente en forma de estrés constante. Vivir mes a mes te puede generar, además, una sensación de incertidumbre para el futuro próximo que aumente tu nivel de estrés, empeorando tu calidad de vida.

Como has visto, pensar sólo en tu dinero en términos mensuales puede tener inconvenientes importantes para tu calidad de vida. Pero, ¿sabes qué? Tu situación puede mejorar notablemente si piensas también en términos anuales.

Ventajas de pensar en tu dinero en términos anuales

Pensar en términos anuales implica considerar lo que ingresas y lo que gastas a lo largo de todo un año. Ojo, esto no significa olvidarse de los meses, puesto que hacerlo podría aumentar las probabilidades de perder el control de tus finanzas. A lo que me refiero es que debes centrarte en pensar de forma anual sin perder nunca de vista la perspectiva mensual.

Considerar la perspectiva anual de tu dinero te va a resultar muy útil porque:

  • Te ofrece una perspectiva global de tu situación financiera

    De esta manera puedes tomar medidas para prevenir la falta de dinero en los momentos más peliagudos del año para que estos no te lleguen sin previo aviso. Además, te ofrece la posibilidad de encaminarte con más precisión hacia los objetivos financieros que te hayas fijado.

  • Te permite tomar decisiones importantes con más calma

    Pensar anualmente te permite tomar decisiones importantes respecto a tu dinero con más calma, puesto que puedes ver el impacto que tendrán dichas decisiones en tus finanzas a lo largo de todo el año. De esta manera tus decisiones serán de mayor calidad, mejorando claramente tus resultados.

  • Te ayuda a evitar sorpresas desagradables

    Al tener una perspectiva del impacto que pueden tener los imprevistos en tu situación anual, puedes anticipar su efecto en tu situación financiera global. Esto te permite destinar anualmente un importe de seguridad para que dichos imprevistos no te rompan todos los esquemas en caso de llegar a producirse.

  • Te permite planificar tus finanzas tranquilamente

    Pensar en tu dinero de manera anual te ofrece la posibilidad de planificar tranquilamente tus finanzas anuales. Cuando se trata de dinero, la tranquilidad es una de tus grandes amigas, y pensar en términos anuales te aporta la tranquilidad necesaria para tomar las decisiones que más te acerquen a tu situación financiera deseada.

  • Te aporta calma y serenidad

    Al tener una mayor perspectiva de tu situación financiera y un mayor control sobre esta, puedes reducir la angustia de vivir mes a mes. Puedes anticipar imprevistos, saber qué meses requerirán mayores gastos y adecuar el control de tu dinero en función de estos. Recuerda, la tranquilidad es la amiga de tu dinero, mientras que la angustia es la enemiga.

¿Por qué la gente sigue viviendo mes a mes?

Y te estarás preguntando que si pensar en el dinero en términos anuales es más útil, ¿por qué la gente sigue centrándose sólo en vivir mes a mes? Pues porque todo su entorno está orientado a pensar mensualmente.

Fíjate en que la mayoría de la gente cobra sus salarios mensualmente. Muchos servicios que se prestan regularmente a lo largo del año se facturan y pagan mensualmente (o bimensualmente), como el agua, la luz, el gas, el teléfono, Internet, etc. Mucha gente hace la compra también mensualmente. Tu gimnasio te cobra la cuota cada mes, así como el propietario del piso y del parking que tienes alquilado. Pagas la hipoteca mensualmente (y pobre de ti si fallas un mes) y pagas también el préstamo del coche mes a mes.

Todo esto no es malo, puesto que si lo piensas bien, el hecho de que tengas ingresos y gastos recurrentes mes a mes te facilita el hecho de pensar anualmente, pues sólo tienes que multiplicarlos por doce. Pero ¡ojo!, también debes tener en cuenta los ingresos y gastos puntuales y sus efectos en tu situación, como pagas dobles, regalos, reparaciones, seguros del hogar, coche o salud, vacaciones, regalos de Navidad y cumpleaños, entre muchos otros.

Recuerda, ver tu dinero en términos anuales te permite planificar desde la calma y la tranquilidad. De esta manera evitarás que el ritmo frenético del día a día (o mejor dicho, del mes a mes) te aparte del camino hacia tu situación financiera deseada.

Ver tu dinero en términos anuales te permite planificar desde la calma y la tranquilidad. Clic para tuitear

El dinero no tiene horarios

Para terminar, quería compartir contigo una última reflexión. Debes tener presente que el dinero no entiende ni de fines de semana, ni de vacaciones, ni de festivos, ni de semanas, ni de meses, ni de años. Así que eres libre de escoger el periodo que más te convenga para pensar acerca de tu dinero.

Y puesto que puedes elegir el periodo que tú quieras, ¿por qué no centrarte en uno que te facilite las cosas? Pero recuerda, pensar en términos anuales no significa descuidar tu planificación mensual, simplemente se trata de considerar el impacto global y anual que tienen tus ingresos y tus gastos.

Para acordarte de pensar en términos anuales, piénsalo de esta manera: en vez de considerar tus finanzas personales en un ciclo lunar, los 28 días que tarda la Luna en dar una vuelta a la Tierra, debes pasarte al ciclo solar, los 365 que tarda la Tierra en dar una vuelta al Sol.

Así que voy a ponerte deberes. A partir de ahora, cada vez que pienses en un gasto o en un ingreso, considera su repercusión en tu situación global anual. Verás que te permite planificar mejor tus finanzas personales y encaminarte hacia tus objetivos financieros.

¿Piensas en tu dinero en términos mensuales, anuales o ambos? ¿Cuáles son tus motivos para escoger uno u otro?

 

Imagen: calendar-1

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

6 comentarios sobre “¿Te cuesta llegar a fin de mes? Céntrate en llegar a final de año

  1. ¡Buenos días, Marc!

    ¿Qué tal el fin de semana? ¡Espero que genial!

    Respecto al artículo, tengo que reconocer que pienso mensualmente. Sí que tengo alguna previsión anual pero, en general, vivo mes a mes. Es verdad que el propio ritmo de la sociedad favorece la mensualidad, empezando por los sueldos o la mayoría de gastos que debemos pagar.

    ¡Comenzaré a cambiar mi manera de pensar para tener una visión más anual!

    ¡Muchas gracias!

    • ¡Buenos días, Maria!

      ¿Muy bien y tú?

      Pues sí, todo nuestro entorno está enfocado a pensar mes a mes. No obstante, tener una visió anual de nuestra situación financiera nos permite poder anticipar posibles imprevistos, planificar mejor y tener un mayor control sobre nuestras finanzas. Todo esto se traduce en mayor calidad de vida y más tranquilidad respecto al dinero. Me alegro de que el artículo te haya sido útil.

      Muchas gracias por tu comentario. ¡Un saludo!

  2. Hola Marc, yo también pienso de forma mensual con respecto a mi dinero y es verdad que cuando llegan los meses de más gastos y no los he contemplado con antelacion también llega el pánico para intentar resolverlos de la mejor manera posible y esto no ocurre siempre. Desde ahora me propongo planificar mis movimientos de dinero de forma anual. Ya te contaré cómo me va .

    • ¡Hola, Claudia! Me alegro de que te hayas propuesto planificar también anualmente. Verás como tendrás una perspectiva más global de toda la situación. Ya nos contarás como te va. Muchas gracias por tu comentario. ¡Un saludo!

  3. Que maravilloso artículo!!!! como siempre gracias Marc por enseñarnos y orientarnos.
    Me ha gustado mucho la analogía del ciclo solar, ver todo el ciclo estacional anual con sus ritmos de gastos de forma global y medir el ciclo lunar o mensual con lo gastos en porciones pequeñas.
    Es verdad que nos quedamos con lo pequeño y cercano y lo global lo vemos muy distante.
    Mi forma de visión ha cambiado y me siento mas tranquila y con los pies en la tierra.
    Es un gustazo seguir tus consejos.
    Un cordial saludo.
    Maria

    • ¡Hola, Maria!

      Es cierto que tendimos a centrarnos en el día a día sin y a veces esto nos hace perder la perspectiva global. Es importante planificar para poder tomar decisiones cotidianas que nos acerquen a nuestros objetivos. Me alegro de que este artículo te haya servido para ampliar tu visión respecto al dinero.

      Un saludo,

      Marc

Deja un comentario

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Más información.

ACEPTAR
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 0 Flares ×