Cómo gané un 58% en un año con la Bolsa

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

¡Buenos días!

Después de las vacaciones navideñas… ¡ya estoy de vuelta con Despierta Tu Dinero!

Es posible que hayas aprovechado el comienzo del nuevo año para marcarte nuevos propósitos y objetivos, ¿no es así? ¡Bien hecho!

Y como quiero, a través de un ejemplo de mi propia experiencia, motivarte a la hora de fijarte metas de inversión más ambiciosas, hoy voy a explicarte cómo logré conseguir una rentabilidad anual del 58% en la Bolsa.

Seguramente lees muchas cosas sobre inversión en la red, por lo que te habrás dado cuenta de que en la mayoría de ocasiones se habla de rentabilidades modestas, normalmente bastante inferiores al 10% anual. Esto es especialmente cierto cuando se habla de la Inversión en Dividendos.

Sin embargo, hay vida más allá de este mágico 10%. Lo que pasa es que nos repetimos tantas veces a nosotros mismos que ese 4%, 5% 0 6% es lo que persigue la mayoría que nos autolimitamos con la idea de que esa va a ser también la realidad para nosotros, y dejamos de lado cualquier alternativa que nos pueda hacer ganar más.

Pues, ¿sabes qué? No tiene porqué ser así, y por eso quiero mostrarte con un ejemplo que yo mismo he vivido como a veces puedes conseguir mucho más. ¡Ojo! Ya te aviso de que de no he conseguido esa rentabilidad todos los años, y que el año que la conseguí, fue con una inversión en concreto y no para el global de mi cartera.

¿Significa eso que no es destacable? ¡Claro que no! Lo que quiero que comprendas es que no hace falta que limites tus objetivos a conseguir siempre una pequeña rentabilidad anual, sino que a veces puedes conseguir mucho más y dar un buen impulso a la rentabilidad global de tu cartera para acercarte un poco más rápido a tus metas financieras.

Así pues, esta es la historia de cómo gané un 58% anual con mi inversión.

Una empresa de calidad como base

Era el año 2013 y yo todavía me vestía por las mañanas con mi traje de auditor financiero. Mi trabajo no me gustaba absolutamente nada, así que en mis pocos ratos libres aumentaba mi formación en Bolsa tanto como podía.

En esa época ya tenía muy interiorizada la idea de que para invertir con las máximas garantías de éxito era imprescindible que me centrara en poner mi dinero en negocios de calidad, y en ese caso la empresa que tenía entre manos era Bolsas y Mercados Españoles, más popularmente conocida por BME.

Para invertir con las máximas garantías de éxito, céntrate en negocios de calidad. Clic para tuitear

Si no la conoces, es la empresa que gestiona las cuatro Bolsas en España, la de Barcelona, Madrid, Valencia y Bilbao (y también tiene negocio en latinoamérica). Es la que creó el famoso índice Ibex35 y la que hace posible la interconexión bursátil que llamamos Mercado Continuo. Vaya, que es la empresa que gestiona la Bolsa en España. Y sí, la Bolsa cotiza en la Bolsa. Cosas más curiosas se han visto, ¿no?

Aunque ya había tenido acciones de BME años antes en mi etapa de especulador, ahora la veía con otros ojos, ya que me gustaban sus números, la calidad de su negocio y los buenos dividendos que repartía entre sus felices accionistas.

Un buen precio de compra lo marca todo

Así que una vez tomé la decisión de que quería tenerla en mi cartera, esperé pacientemente a que su precio bajara hasta niveles realmente atractivos. Finalmente, el día 21/03/2013 compré un buen puñado de sus acciones a 19,72€ cada una. Teniendo en cuenta que ese año pagaron un dividendo ordinario de 1,65€ y un extraordinario de 0,142€, sumando un total de 1,792€, la rentabilidad por dividendo inicial fue del 9,09%.

Pocas semanas después, y justo antes de las vacaciones, me ascendieron a responsable de equipo en el trabajo, y viendo el incremento de mierda que se me venía encima, tomé la decisión de que ese año tenía que dejar mi empleo sí o sí.

Para celebrarlo, el mercado me regaló un último descenso en los precios de BME, los cuales aproveché para aumentar mi posición en más de un 50% al precio de 18,75, concretamente el día 03/07/2013. Teniendo en cuenta que la rentabilidad de esa segunda compra era del 9,56% y ponderando según el número de acciones, mi posición total en BME arrojaba un precio medio de 19,39€ y una rentabilidad por dividendo del 9,24%.

Fíjate en que cómo yo estaba convencido de la calidad del negocio de BME, no tuve ningún miedo en comprar más acciones cuando el precio bajó, consiguiendo así el mismo buen negocio pero a un precio más barato, con más margen de seguridad, menor riesgo y más rentabilidad, tanto vía dividendos como por un posible ascenso en los precios.

De hecho, si hubiera bajada todavía más, puedo asegurarte que habría aumentado aún más mi posición con una mejor rentabilidad 😉

Si quieres profundizar más sobre las ventajas de comprar tus acciones cuando los precios bajan, te encantará el artículo Las grandes bajadas de la Bolsa pueden cambiarte la vida a mejor.

El gran dilema: ¿vender o no vender?

Durante los meses posteriores a mi segunda compra en BME el precio de mis acciones subió y subió. A mi no me importaba mucho, ya que mi intención era conservar esas acciones que me daban una rentabilidad vía dividendos superior al 9%. Además, aunque en el momento de comprarlas no tenía ni idea de que estaban cerca del mínimo, sí intuía que esos precios y esas rentabilidades no eran la norma general.

A finales del 2013 ya había visto cambiar de trabajo a muchos de mis compañeros en la firma de auditoría. Me había fijado que cuando comunicaban con 15 días de antelación que dejarían la firma, sus superiores les machacaban hasta el último minuto para intentar que terminaran todo el trabajo posible antes de su marcha.

Teniendo esto en mente, esperé hasta el último día antes de las vacaciones de Navidad para comunicar mi baja, encajando los 15 días de vacaciones como preaviso y entregando mi portátil, móvil y demás utensilios ese mismo día, de manera que ya no podía recibir ni llamadas ni emails. Y, aunque no compensó la inmensa cantidad de horas extra que había hecho los años anteriores, sí me salvé de hacer unas cuantas más 😉

Mientras me desintoxicaba del enorme estrés al que había estado sometido hasta ese momento en mi empleo, durante la primavera de 2014 los precios de BME siguieron subiendo, hasta que en mayo me di cuenta de algo. A unos precios alrededor de los 30€ por acción, tenía unas plusvalías latentes superiores al 54%.

Por su parte, en ese momento el dividendo ordinario por acción de BME era de 1,89€, casi un 5,5% superior al del año anterior (que recuerda que incluía además un extraordinario). Al mismo tiempo, yo estaba súper contento con mis dividendos y con la buena rentabilidad que obtenía.

Sin embargo, como las plusvalías eran considerables, empecé a considerar la posibilidad de vender toda o una parte de la posición para realizar dichos beneficios. Ello iba claramente en contra de mi plazo de inversión preferido, el “para siempre”, pero como te comentaba antes, a veces tenemos que abrir nuestra mente para no autolimitarnos y considerar otras alternativas. Además, no perdía nada por hacer algunos cálculos, pero sí podía ganar una buena cantidad de dinero.

Así que observé varias cosas:

  • Con unos precios alrededor de los 30€ por acción y un dividendo de 1,89€, la rentabilidad vía dividendos actual en caso de volver a comprar las acciones una vez vendidas seguiría siendo del 6,3%, lo cual no estaba nada mal.
  • Suponiendo que mantuvieran el dividendo por acción constante en esos 1,89€, si vendía toda la posición la plusvalía que ganaría sería equivalente a los dividendos de los próximos seis años.
  • Suponiendo que el dividendo por acción aumentara un 5% anual, si vendía toda la posición la plusvalía que ganaría seguiría siendo superior a los dividendos de los próximos cinco años y medio.

¿Qué debía que hacer? Si vendía todas mis acciones y me embolsaba un suculento beneficio, ¿en el periodo de los próximos cinco o seis años podría volver a comprar mis acciones a los precios que había tenido acceso apenas un año antes? ¿Y que pasaría si no volvía a ver esos atractivos precios nunca más? ¿Cuál era la mejor decisión?

Mi decisión final y cómo gané un 58% en un año

Finalmente, el día 15/05/2014, una semana antes de cumplir un año de mi primera compra, vendí el total de mi posición a 30,81€, lo que equivale a un beneficio de 11,425€ por acción, o lo que es lo mismo, una rentabilidad del 58,92%.

No sé si volveré a ver esos precios por debajo de los 20€ por acción en BME, y sé que es probable que a lo largo de mi vida los dividendos que hubiera cobrado en el caso de mantener mis acciones podrían ser muy superiores a los beneficios que obtuve.

La cuestión es que, aunque podía hacer una aproximación, no podía saber con exactitud cómo evolucionaría el dividendo de BME en el futuro. No obstante, sí sabía que no es una empresa con tasas de crecimiento en sus dividendos muy grandes, pero sí muy sólidos gracias a su modelo de negocio generador de efectivo.

De hecho, un tiempo después de vender toda mi posición, volví a comprar sus acciones en varias compras parciales, todas ellas a precios inferiores a los 30,81€ a los que vendí, y alguna incluso por debajo de los 24,5€. A día de hoy, la rentabilidad media ponderada de mi inversión en BME (en su totalidad posterior a la venta de mi posición) es del 7%. No es el 9%, pero oye, tampoco está nada mal.

Puede que creas que me equivoqué al vender, o puede que piensas que acerté. No sé si realmente hay una opción mejor que la otra. Lo que sí te puedo decir es que aprendí que a veces nos autolimitamos sin motivo, pensando que si la mayoría consigue un 5%, un 7% o un 10%, nosotros tenemos que conformarnos con lo mismo en todas nuestras inversiones.

Pues, ¿sabes qué? A veces podemos conseguir mucho más y, aunque se trate de un año en concreto y con sólo una inversión, es una buena prueba de que cuando compras buenas empresas a precios realmente atractivos, las sorpresas cuando llegan son positivas. Y como BME representaba entonces una parte interesante de mi cartera, la rentabilidad global de esta ese año fue muy buena. Pero eso te lo cuento otro día 😉

Y ahora te toca a ti, ¿cuál ha sido una de tus grandes inversiones? ¿Cómo lo hiciste? ¿Cuál crees que fue el factor que la diferenció del resto?

Imagen: contribution-margin-guide-for-business.jpg

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

20 comentarios en “Cómo gané un 58% en un año con la Bolsa

  1. Buenas! Qué gran historia. Ando yo en el mismo dilema. Compré Deutsche a 11,7€ y ahora está a más de 17€. Por ahora mantengo mi posición,pero con una rentabilidad mayor del 50% me pregunto si es hora de vender. DBK no repartirá dividendo,por ahora,así q para mí es un poco más fácil desprenderme de ellas,pero la posibilidad que siga subiendo,me mantiene dentro.

    Enhorabuena por haber dejado un trabajo q no te motivaba. Eres un grande.

    ¿Qué me aconsejas?

    • ¡Hola, Manuel!
      Como bien dices, en el caso de DBK al no repartir dividendos puede resultar más fácil desprenderse de sus acciones, aunque siempre queda la duda de si seguirá subiendo. Para intentar solucionar este dilema, una opción podría ser vender una parte de la posición para realizar cierto beneficio y mantener la otra. Podría resultar útil también en este caso poner un stop para garantizar un mínimo de rentabilidad pero dejar margen para que el precio siga hacia arriba. Como no me fijo en los bancos, no la he analizado nunca, por lo que mejor te pregunto a ti: ¿cómo crees que evolucionará el negocio de DBK en los próximos años?
      La verdad es que no me resultó fácil dar el paso de dejar el trabajo, sobretodo por todos los miedos que sólo existían dentro de mi cabeza.
      Muchas gracias por tus comentarios. Un saludo,
      Marc

    • Hola, Miguel.
      Así es, ya que aunque nos guste invertir “para siempre” a veces uno se plantea si debe vender cuando la acción está cara. Además, siempre va bien darle un empujoncito a la rentabilidad global de la cartera.
      Un abrazo,
      Marc

  2. Hola Marc:
    Mi mejor operación fue fruto de la casualidad, no tengo a mano los datos concretos, pero compré BG Group el día que más bajo cotizó en 5 años (pura casualidad), y tras unos meses Shell lanzó la OPA mixta en papel y dividendo extra. No me lo pensé y cerré la posición (que no me acababa de gustar dicho sea de paso) ganando entre divisa y plusvalía como un 45% en tres meses, fue simplemente genial. He cerrado alguna más porque eran empresas que no se adapta mucho a mi estilo (que he cambiado mucho desde que comencé la web), con la misma ganancia, pero claro no en tres meses. La rentabilidad anual de esa operación fue estupenda. Para redondear la operación tenía minusvalías latentes de otras posiciones (errores que todos cometemos cuando empezamos en esto) y me salió libre de pasar por las garras de hacienda, aunque en estos casos no es un gran problema pasar por el fisco, que te arruina parte de la inversión, pero es lo que hay, así que debemos de tenerlo en cuenta.
    Un saludo
    Gorka

    • Hola, Gorka.
      Caramba, un 45% en tres meses… no está nada mal 😉
      Sí, pasar por hacienda en estos casos resulta bastante demoledor, pero al menos nos quedamos con una buena parte del pastel que ganamos. Esperemos que de vez en cuando, y aunque sea fruto de la casualidad, podamos seguir disfrutando de rentabilidad anormalmente elevadas para dar impulso a nuestra cartera y acercarnos a nuestros objetivos un poco más rápido.
      Un abrazo,
      Marc

  3. Yo tengo una muy reciente, CATERPILLAR, plusvalía del 48% en menos de un año.
    ¿Por qué he vendido? Por que sus números son muy malos y está casi en máximos con cambio muy favorable para vender. Además compensaré las plusvalías con la venta de KMI.
    Vender siempre es complicado.
    Respecto a vender, para mi una buena empresa nunca, te pongo ejemplos: BASF, supero el 50% de plusvalía, pero no las voy a vender. Un caso parecido el de Daimler, JNJ, PM, MMM, ALLIAN, VZ…en todas supero el 30%, pero lo único que quiero es que bajen para comprar más.
    En mi operativa sólo quiero líderes mundiales de sus respectivos sectores, para el resto FI.
    Saludos.

    • Hola, Farmacéutico.
      Creo que no querer vender una buena empresa mientras siga funcionando bien en lo que a su situación fundamental se refiere es siempre una buena decisión, por lo que estoy contigo 😉 Lo ideal sería poder venderlas con grandes plusvalías y volver a recomprarlas a precios bajos, pero no siempre es posible. Centrarse en líderes mundiales de sus respectivos sectores como haces da estabilidad a la cartera, sin ninguna duda.
      Muchas gracias por compartir tus experiencias. Un saludo,
      Marc

  4. Q dilema a mi eso me paso hace poco con Mapfre,la tenía a un 25%y me entraron esas dudas,llevo mejor la cartera en rojo q en verde xq yo quiero dividendos.
    Y pregunte en blog cuando vender y ninguno me dio una respuesta q me convenza,así q sigo con la misma duda.
    Y te pregunto,a partir % venderías y xq viendo q la empresa te gusta.
    Gracias y muchos saludos.

    • Hola, Jose.
      Es una buena pregunta la tuya. A falta de una norma general que sirva para todas las ocasiones, mi respuesta sería la siguiente: venderla cuando las plusvalías superen el importe total de los dividendos de un número determinado de años en el futuro (teniendo en cuenta los impuestos), especialmente si crees que dentro de ese periodo es probable que puedas volver a comprar tus acciones a buen precio, inferior al de la venta. Está claro que no es un tema fácil, con lo que te recomiendo que tomes la decisión que tomes, estés convencido de ella y asumas que puede ser que dejes dinero sobre la mesa, ya sea en forma de plusvalías o en dividendos.
      Gracias por tu participación. Un saludo,
      Marc

  5. Hola Marc:
    yo tengo Aena desde que salio a bolsa y ahora la boy poniendo stos loss de persecución hasta que me dejen fuera
    Un saludo
    Jesus

    • Hola Jesús.
      Pues tendrás unas buenas plusvalías. Seguir una estrategia de stops de persecución también puede ser una buena solución.
      Muchas gracias por tu comentario. Un saludo,
      Marc

  6. A mí me pasó con Catalana Occidente. Compré en febrero de 2013 un puñado de acciones a 15,62€ (tras leer a Don Dividendo sobre ella). En muy poco se me puso con un +100%, así que esperé un año para realizar la venta a 29,99€ de la mitad de la posición.

    Recuperé toda la inversión y ahora tengo un buen número de acciones de GCO que me han salido gratis y me dan un YOC de un 4,5% (o de un “infinito”% si pensamos que fueron gratis).

    Ahora mismo tengo REE con un +75% y no me planteo la venta… a menos que llegue al 100% y vuelva a hacer otra “catalana” vendiendo la mitad de la posición.

    Solo me planteo ventas para hacer rotaciones de sobrevaloradas a infravaloradas y siempre pensando que el objetivo final es la independencia financiera vía dividendos!

    Manuel

    • Hola, Manuel.
      Efectivamente, con una revalorización del 100% al vender la mitad de tu posición (más algo más para compensar comisiones, inflación y otros posibles gastos) es el equivalente a que te “regalaran” las acciones, ya que tienes el dinero de vuelta en el bolsillo y a la vez mantienes la mitad de los dividendos. La pega es que si quieres vivir de los dividendos renuncias a una buena parte de ellos en el futuro, aunque siempre puedes volver a reinvertir el dinero en otra que también pague buenos dividendos. Felicidades por esas rentabilidades enormes y gracias por compartirlo con todos.
      Un saludo,
      Marc

  7. Hola Mar,

    En mi caso, mi mejor inversión ha sido (y es) comprar Apple a principios del 2010 y mantenerla hasta el día de hoy. La rentabilidad total es superior al 400% en todo el periodo lo que significa un 28% anual (antes de impuestos). En total unas plusvalias brutas de 35.000€ sobre una inversión de 8.000€.

    Un saludo,

    Homo Investor

    • Hola, HomoInvestor.
      Felicidades por tus inversiones, son un claro ejemplo de que a veces esas subidas de precio pueden dar un buen impulso a nuestra cartera que no conseguiríamos únicamente con los dividendos. También nos enseña como el tiempo es el mejor amigo de los inversores pacientes 😉
      Gracias por compartirlo. Un saludo,
      Marc

  8. ¡Hola, Marc!

    ¡Muuuchas gracias por compartir tu historia! Me ha encantado y saber cómo viviste todo el proceso también es muy alentador. Estoy totalmente contigo cuando dices que a veces nos limitamos (y, encima, solemos tirar a la baja) pero si confiamos en nosotros mismos, podemos marcarnos el objetivo más grande de todos porque haremos todo lo que esté en nuestras manos para hacerlo realidad.

    ¡Qué ganas de leer tus nuevos artículos! 😀

    Un abrazo enorme y que el 2017 te traiga todo lo bueno y mejor 😉

    Maria

    • ¡Hola, Maria!
      Gracias a ti por tu comentario 🙂 Es cierto que muchas veces nos autolimitamos y que, si nos lo proponemos y confiamos en que nos superaremos, podremos llegar mucho más lejos.
      Espero que te gusten los nuevos artículos 😉
      Espero que el 2017 también te traiga todo lo bueno para ti.
      Un abrazo,
      Marc

  9. Lo destacable de la historia, es que has estado cómodo y tranquilo con la decisión tomada. La rentabilidad y la decisión de mantener o no es importante, pero en esta caso posiblemente las 2 opciones eran muy buenas.
    Es por esto que la lección aprendida es haber quedado satisfecho y convencido del paso tomado, aunque haya sido fuera del plan original.
    Un saludo Marc! 🙂

    • Hola, Albert.
      Es cierto que me sentí cómodo con la decisión. Tienes mucha razón, ya que es importante que nos sintamos cómodos con las decisiones que tomamos para que no afecten negativamente al resto de nuestras inversiones. Muchas gracias por tu comentario 😉
      Un saludo,
      Marc

Deja un comentario

Los datos que proporciones en este formulario serán tratados por Marc Alomar Lluch, responsable del fichero. La finalidad de la recogida de tus datos es información de mis publicaciones así como prospección comercial. Al marcar la casilla "Acepto la política de privacidad" estás otorgando tu consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a la finalidad anteriormente establecida. Te informo que tus datos estarás ubicados en servidores de MailRelay, suscrito al convenio Privacy Shield y propiterarios CPC Servicios Informáticos Aplicados a Nuevas Tecnologías S.L. pudiendo ver su política de privacidad. Te recuerdo que puedes ejercer tus derechos para Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://despiertatudinero.com/aviso-legal-y-politica-de-privacidad/

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 0 Flares ×