Dividendos en Bolsa. Cómo convertirlos en una fuente creciente de ingresos pasivos

0 Flares Twitter 0 0 Flares ×

Los dividendos en Bolsa son uno de los principales atractivos para los inversores de los mercados financieros, especialmente los orientados al largo plazo, ya que representan una excelente manera de generar ingresos pasivos crecientes.

Al comprar acciones de una empresa nos convertirmos en propietarios de una parte de esta, por lo que nos corresponde una parte proporcional de sus beneficios, los cuales recibimos en concepto de dividendos pagados de forma trimestral, semestral, bianual o anual en nuestra cuenta sin tener que hacer nada más que conservar nuestras acciones.

No obstante, en la práctica a menudo los dividendos que realmente acabamos cobrando son muy inferiores a los que habíamos calculado inicialmente, convirtiendo esa prometedora inversión en una más del montón, o incluso algo peor.

Para que no te suceda lo mismo, tanto si estás pensando en hacer tu primera inversión como si ya has sufrido esta mala experiencia, hoy quiero hablarte sobre varios aspectos que debes tener en cuenta para asegurar la rentabilidad de tus dividendos en Bolsa y convertirlos en una excelente fuente de ingresos pasivos.

Primero de todo, compra empresas que QUIERAN repartir dividendos en Bolsa

Obvio, ¿verdad?

Pues te sorprendería la cantidad de personas que me han escrito para decirme que habían comprado tal o cuál empresa con el objetivo de cobrar dividendos y descubrir, con posterioridad y amargura, que dicha compañía no tenía la intención de seguir repartiendo dividendos.

En algunos casos, incluso, la empresa no había repartido nunca ni un solo dividendo en Bolsa.

Así que, por favor, al analizar cualquier negocio fíjate en la política de dividendos que encontrarás en su página web o en los estados financieros del último año para asegurarte de que esa empresa reparte dividendos y tiene la intención de seguir haciéndolo en el futuro.

En este sentido, me gustaría añadir que un negocio que no reparta dividendos no significa que no pueda ser una buena inversión, y si no fíjate en Berkshire Hathaway de Warren Buffett. No obstante, si quieres generar ingresos realmente pasivos, centrarte en compañías que los repartan será tu mejor opción.

Luego, compra empresas que PUEDAN repartir esos dividendos

Centrarte en empresas que prometan repartir unos jugosos dividendos durante los próximos años es un requisito necesario, pero no suficiente. Recuerda que los dividendos en Bolsa son la parte de los beneficios que esa compañía repartirá entre sus accionistas. Por lo tanto, para que haya dividendos que repartir, debe haber beneficios.

Dicho en otras palabras, si quieres cobrar dividendos en Bolsa debes invertir en empresas de calidad que ganen el suficiente dinero para entregártelo vía dividendos.

Si inviertes en negocios mediocres que ganan poco o incluso pierden dinero de forma recurrente, por mucho que su directiva prometa dividendos espectaculares, no vas a ver ni un solo euro, te lo garantizo.

Por lo tanto, para disfrutar de unos generosos dividendos en Bolsa debes ser capaz de analizar los estados financieros de todas las empresas en las que te planteas invertir para descubrir si tienen la capacidad de ganar el dinero suficiente para repartirlo entre sus accionistas.

Y, sobretodo, compra empresas que PUEDAN MANTENER sus dividendos

Vale, haces tus deberes, verificas que la compañía presume de un impecable historial de pagos de dividendos, que tiene una clara y definida política de dividendos para los próximos años y que el último ejercicio ha ganado suficiente dinero para mantenerlo.

Te lanzas a por ella y compras tu pack de acciones.

Al cabo de un par de años, sin embargo, te sorprendes al recibir en tu cuenta una cantidad de dividendos inferior a la que estabas acostumbrado. ¿Qué está pasando?

Lo que sucede es que la empresa está atravesando momentos de dificultades y su directiva ha decidido recortar los dividendos para, según dicen, proteger su solidez financiera. En algunos casos los dividendos pueden incluso llegar a suprimirse en su totalidad.

¿Te suena esta situación, verdad?

Como no puedes predecir el futuro, nunca estarás completamente a salvo de este riesgo. Pero eso no te exime de hacer todo lo posible para intentar detectar, antes de hacer tu inversión, si esa empresa podrá seguir manteniendo sus dividendos durante los próximos años.

En muchos casos se puede preveer, con varios años de antelación y simplemente consultando su nivel de beneficios, sus márgenes, el comportamiento de sus flujos de caja, su nivel de liquidez y su capacidad para devolver las deudas, que existe una gran probabilidad de que ese negocio no pueda seguir manteniendo su actual nivel de dividendos en Bolsa.

Así que, vuelvo a insistir, antes de invertir en una empresa, es tu responsabilidad como inversor analizar sus números con la intención de detectar posibles deterioros en su calidad que puedan afectar al cobro de tus futuros dividendos.

Por cierto, si prevés que esa empresa pueda tener problemas temporales en pocos años, en vez de descartarla por completo, puedes guardártela en tu lista de la compra para cuando lleguen los recortes en los dividendos poder adquirirla a precios mucho más atractivos que los actuales.

Eso sí, siempre que los problemas sean temporales, ya que no te interesa comprar una empresa con problemas y recortes permanentes en sus dividendos.

Ah, y no te oldives de invertir en empresas que repartan dividendos REALES

Te invito a cenar, pero pagas tú, ¿vale?

Son muchas las empresas que durante las últimas décadas se han sumado al carro de pagar supuestos dividendos que no son realmente dividendos.

¿Has oído hablar de los famosos «scrip dividends»?

Los scrip dividends son una modalidad de «dividendos» en la que el inversor puede decidir si cobrarlos en efectivo o en acciones de la propia empresa. Hasta aquí todo bien, pues… ¿quién no querría tener más acciones de una buena empresa?

El problema está en que la mayoría de esos scrip dividends (en inglés hasta suenan como algo interesante y rentable) se sustentan gracias a ampliaciones de capital liberadas sin posterior amortización.

Es decir, se emiten nuevas acciones para entregárselas a los accionistas, lo que hace aumentar el número total de acciones en circulación. Por lo tanto, los beneficios que la empresa consiga a partir de ese momento se deberán repartir entre más acciones.

Como resultado, si eliges «cobrar» en acciones, estarás diluyendo tu parte de propiedad en la empresa, por lo que recibirás menos dividendos en el futuro.

Si, por el contrario, prefieres «cobrar» en efectivo, lo único que harás será mantener tu porcentaje de propiedad de la empresa, pero no estarás cobrando nada.

Ahora no voy a extenderme más en este tema, ya que puedes conocer todos sus detalles en el artículo dividendo flexible: ¿flexibilidad real o engaño premeditado?

Lo que sí voy a decirte es que recuerdes comprar empresas de calidad, lo que incluye directivas de calidad que no quieran engañar a sus accionistas haciéndoles creer que les pagan interesantes dividendos cuando en realidad no les están pagando nada.

Finalmente, paga por tus acciones el precio adecuado

Has encontrado un negocio fantástico, sólido y con un prometedor futuro por delante. Su política de dividendos reales en Bolsa deja entrever una directiva totalmente transparente y enfocada a sus inversores.

Lo tienes todo a tu favor, por lo que compras sus acciones y esperas con emoción el primer pago de dividendos. Repites el proceso con el resto de negocios que forman tu cartera.

Pero con el tiempo te das cuenta de que, a pesar de cobrar religiosamente tus dividendos, la rentabilidad vía dividendos de tu cartera es baja, mucho menor de lo que te gustaría.

¿Qué está sucediendo? ¿Están recortando las empresas que forman tu cartera sus dividendos? No necesariamente.

El problema está en que has pagado un precio demasiado alto al comprar tus acciones, por lo que has terminado acumulando un grupo de inversiones con poca rentabilidad vía dividendo.

Esto también suena obvio, ¿cierto? Pero entonces, ¿porqué hay tanta gente orientada a los dividendos que se contentan con una rentabilidad por dividendo del 3% o 4% en sus carteras? Quizás en la práctica no resulte tan obvio.

Recuerda que la rentabilidad por dividendo (RPD) en Bolsa se calcula dividiendo el dividendo por acción (DPA) que paga una empresa en un año concreto entre el precio al que cotiza la acción, multiplicando el resultado por cien para expresarlo en porcentaje.

Para ello, debes aplicar esta sencilla fórmula:

RPD = DPA actual / Cotización x 100

Por ejemplo, si ENAGAS reparte este año un dividendo por acción o DPA de 1,60€, con una cotización de 18€ la rentabilidad por dividendo o RPD será:

RPD = 1,6€ / 18€ x 100 = 8,89%

Así pues, lo que determinará la rentabilidad por dividendo en Bolsa de tus inversiones será el dividendo que paguen (sobre el que no puedes actuar ya que viene fijado por la directiva) y el precio al que cotizan las acciones en el momento de la compra.

Y, aunque no puedes influir en dicho precio, sí que puedes esperar el momento idóneo para invertir. Y, ¿cuál es ese momento idóneo?

Será el momento en el que la inversión te ofrezca la rentabilidad por dividendo mínima que estés dispuesto a aceptar en tu cartera. Evidentemente, cuánto más bajo el precio de compra, mejor, ya que no solo disfrutarás de una mayor rentabilidad por dividendo actual y futura, sino que el margen de seguridad de tu inversión también será mayor.

Pero ojo, ya que los precios no siempre bajarán lo suficiente para ofrecerte esa rentabilidad por dividendo mágica con la que sueñas. En consecuencia, deberás adaptarte a las condiciones del mercado y establecer un mínimo razonable si no quieres esperar eternamente sentado sobre un montón de liquidez.

Algunos inversores se contentarán con un 4% – 5% inicial, mientras que otros ni se molestarán en colocar una orden de compra por menos de un 8% – 9%.

No obstante, con independencia del nivel exacto que exijas inicialmente a tus inversiones, recuerda que la rentabilidad por dividendo inicial tendrá un peso enorme en la rentabilidad futura.

Así influye el precio de tus acciones en la rentabilidad de tus dividendos en Bolsa

Para ver hasta qué punto el precio al que compras tus acciones influirá en la rentabilidad por dividendo presente y futura de tus inversiones en Bolsa, considera que quieres destinar 3.000€ a la compra de una empresa que paga este año 1€ por cada una de sus acciones y se compromete a aumentarlo un 7% anual durante los próximos cinco años.

Calculemos cuál será tu rentabilidad por dividendo al cabo de cinco años comprando a dos precios distintos, el primero a 20€ la acción y el segundo a 10€ la acción.

En el primer caso, si ignoramos las comisiones de compra (que no deberían ser elevadas si has elegido el bróker adecuado), podrás comprar 150 acciones y tu rentabilidad por dividendo inicial será de 1€ / 20€ x 100 = 5%.

El segundo año, el dividendo aumentará un 7% hasta los 1,07€, lo que equivaldrá a una rentabilidad por dividendo respecto a tu inversión inicial del 1,07€ / 20€ x 100 = 5,35%. Es decir, si el dividendo por acción aumenta un 7%, la rentabilidad por dividendo respecto a tu inversión inicial también aumentará un 7%.

En la siguiente tabla puedes ver el cálculo para los cinco años:

dividendos en BolsaEn el segundo caso, al pagar las acciones a 10€ podrás comprar 300 acciones, obteniendo una rentabilidad por dividendo inicial de 1€ / 10€ x 100 = 10%. Al comprar a mitad de precio, la rentabilidad inicial es el doble que en el caso anterior.

El segundo año, con un dividendo por acción de 1,07€, la rentabilidad ascenderá a 1,07€ / 10€ x 100 = 10,7%. A continuación puedes ver el cálculo para el resto de años:

dividendos en BolsaFíjate en que al comprar a mitad de precio la rentabilidad por dividendo será siempre el doble de la que hubiera sido en el primer caso. Por lo tanto, queda muy claro que el precio que pagas por tus acciones condicionará de una forma muy directa tu rentabilidad por dividendos durante toda la vida de tu inversión.

Así que ya lo sabes, si quieres que tu cartera te ofrezca una buena rentabilidad por dividendo, deberás exigirle a todas y cada una de tus inversiones una rentabilidad inicial aceptable.

Y si quieres rizar el rizo, busca empresas que repartan dividendos CRECIENTES

Como has visto en el ejemplo anterior, la clave para conseguir una rentabilidad por dividendo por encima de la media consiste no solo en invertir cuando los precios son muy favorables, sino también en hacerlo en empresas que sean capaces de seguir aumentando sus dividendos año tras año.

Para ello, deberás centrarte en negocios de calidad que ganen cada vez más dinero, ya que sin unos beneficios crecientes, los dividendos no podrán seguir creciendo de forma indefinida.

Ten cuidado con las compañías que quieren aumentar artificialmente sus dividendos endeudándose al no ser capaces de hacer crecer sus beneficios al ritmo necesario, o vendiendo activos que en el futuro necesitarán para seguir ganando dinero. En estas situaciones es probable que terminen recortando el dividendo y, en el peor de los casos, que quieran colártela con un «scrip dividend».

Como inversor, es tu responsabilidad hacer los deberes y no caer en sus trampas.

Conclusión

Si tienes en mente aprovechar los mercados financieros para convertir los dividendos en Bolsa en una fuente creciente de ingresos pasivos, recuerda centrarte en empresas con una política de dividendos clara y definida, que disfruten de negocios de calidad que generen suficientes beneficios para mantenerlos y con una directiva que no te engañe con ampliaciones de capital no amortizadas.

Además, exige a tus inversiones una rentabilidad por dividendo inicial aceptable y, a poder ser, elige negocios con buenas perspectivas de futuro cuyos beneficios aumenten año tras año.

Si eres capaz de seguir estos sencillos pasos, solo te faltará esperar a que la locura de los demás te ofrezca esas oportunidades que te permitirán crear la cartera de tus sueños.

0 Flares Twitter 0 0 Flares ×

4 comentarios en “Dividendos en Bolsa. Cómo convertirlos en una fuente creciente de ingresos pasivos

  1. Como siempre un muy buen artículo,

    Totalmente de acuerdo con lo que comentas. El análisis fundamental y de precio es la clave para poder atinar con empresas que nos permitan buenas rentabilidades y estar tranquilos con nuestras inversiones.

    Un saludo Marc y me alegro que estés de vuelta

    • ¡Hola, David!
      Invertirmos para tener más tranquilidad, por lo que estar tranquilos con nuestras inversiones, como bien has indicado, es un requisito necesario. Esta tranquilidad se obtiene cuando sabes lo que estás haciendo, es decir, cuando analizas buenas empresas en las que invertir y cuando pagas un precio adecuado por sus acciones. Todo lo que se aleje de este camino, nos aportará estrés y menor rentabilidad a largo plazo.
      Gracias por compartir y me alegro de que te gusten los nuevos contenidos 🙂
      Un saludo,
      Marc.

  2. Muy buen artículo. Me hubiera gustado conocer de estos temas el año pasado con la locura en bolsa y aprovechar los descuentos, ya que no creo que suceda de nuevo en un futuro muy cercano.
    Yo antes quería invertir en el índice Nasdaq por medio de un etf e ir haciendo crecer el capital. Pero me comencé a documentar también. Es cierto que la literatura dice que lo que importa es el flujo de efectivo como fuente de ingreso principal. Actualmente tengo una batalla interna entre elegir acciones de dividendos (95% de su utilidad, y están actualmente con un pequeño descuento mercado $11.60 y libros $12.10) y acciones de plusvalía en capital considerando que hay acciones que no reparten dividendos (ni tienen la intención de hacerlo) pero tienen muchas ventas y potencial de crecimiento a futúro (actualmente estan un poco caras). Mi intención es de vivir de mis rentas en un lapso de 10 años, ¿cómo puedo inclinarme hacia una u otra para darle más peso al portafolio?
    Espero puedas orientarme
    Hoy me encontré con tu blog y me gusta el contenido
    Seguiré atento.
    Saludos

    • ¡Hola, Christian!
      Me alegro de que te gusten los contenidos. En cuanto a tu pregunta, la clave está en un dato que has mencionado: el horizonte temporal en el que quieras vivir de tus rentas. Si me dijeras que tienes un plazo de 20-30 años, entonces podrías aprovechar todo ese tiempo para acumular plusvalías importantes antes de impuestos para aprovechar al máximo el interés compuesto y, al acercarse la fecha en la que quisieras vivir de tus dividendos, ir rotando hacia una cartera más enfocada a los dividendos. No obstante, si el plazo temporal es de 10 años, puede ser mejor inclinar más la cartera hacia los dividendos desde este primer momento. Dicho esto, recuerda que invertir en dividendos no significa renunciar a potenciales plusvalías, sobretodo si incluyes en tu cartera empresas que aumenten considerablemente el dividendo año tras año, aunque la RPD sea más baja. Lo que haría yo sería fijarme un YOC objetivo dentro de 10 años (con el capital que calculas que tendrás invertido sin contar plusvalías), y la combinación de ambas variables debe permitirte vivir de tus dividendos. Entonces, dado tu horizonte temporal para conseguirlo, una buena idea sería inclinar la cartera hacia el cobro de dividendos y, dentro de estos, buscar un buen equilibrio entre altas RPD iniciales y empresas con alto crecimiento del dividendo que te permitan, dentro de 10 años, tener tu YOC objetivo.
      Gracias por tu participación.
      Un saludo,
      Marc.

Deja un comentario

Los datos que proporciones en este formulario serán tratados por Marc Alomar Lluch, responsable del fichero. La finalidad de la recogida de tus datos es información de mis publicaciones así como prospección comercial. Al marcar la casilla "Acepto la política de privacidad" estás otorgando tu consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a la finalidad anteriormente establecida. Te informo que tus datos estarás ubicados en servidores de MailRelay, suscrito al convenio Privacy Shield y propiterarios CPC Servicios Informáticos Aplicados a Nuevas Tecnologías S.L. pudiendo ver su política de privacidad. Te recuerdo que puedes ejercer tus derechos para Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://despiertatudinero.com/aviso-legal-y-politica-de-privacidad/

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
0 Flares Twitter 0 0 Flares ×