Dos razones y media para vender tus inversiones

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

¡Buenos días!

Probablemente te hayas dado cuenta de que me gusta comprar acciones de negocios cotizados en la Bolsa. El motivo es que cuando lo hago, estoy cambiando dinero que no me da nada por activos que me generan más ingresos. Por este motivo no me gusta tener que vender dichas acciones, ya que significa volver a transformar esos activos en dinero que no me genera beneficios. Así que, si eres como yo y te duele en el alma tener que vender tus queridos activos, hoy te cuento cuáles son las dos únicas razones y media por las que vender tus acciones.

Una aclaración antes de empezar…

A continuación voy a mostrarte las dos razones y media por las que creo que es racional vender tus acciones desde un punto de vista estrictamente de inversión. No obstante, soy consciente de que existen otros motivos, como necesitar el dinero para imprevistos personales o para pagar las facturas. Sin ir más lejos, yo mismo he tenido que vender algunas de mis inversiones y usar los beneficios para pagar los gastos.

De hecho, para evitar precisamente tener que ir vendiendo inversiones para disponer de los beneficios, poco a poco estoy orientando mi cartera personal hacia la inversión en dividendos. Sin embargo, seguiré manteniendo una parte de esta enfocada a la revalorización, con lo que no te preocupes, pues también seguiré hablando de este tipo de inversión.

… y una Regla de Oro

Tanto si inviertes con el objetivo de revalorizar tu cartera, cobrar dividendos o una combinación de ambas, hay una Regla de Oro que para mi es muy importante y que creo que deberías seguir sin excepciones: el dinero que metes dentro de tu cuenta de inversión no se saca, nunca. Y esto aplica tanto a tus aportaciones de nuevo capital como a los beneficios y dividendos que decidas reinvertir.

El dinero que metes dentro de tu cuenta de inversión no se saca, nunca. Clic para tuitear

Por lo tanto, siguiendo esta regla puedes sacar tus beneficios de tu cuenta, ya sea en forma de dividendos o de revalorización al vender tus inversiones. Sin embargo, lo que no te recomiendo sacar es el dinero que te ha generado dichas ganancias, ni tampoco los beneficios y dividendos que hayas decidido reinvertir. De esta manera te aseguras no descapitalizar tu cuenta de inversión para que esta te permita seguir adquiriendo activos que trabajen para ti.

Y recuerda que, cuando hay inflación, para mantener el poder adquisitivo de tu cuenta de inversión deberás reinvertir forzosamente una parte de tus beneficios, con lo que tendrás que tenerlo en cuenta al calcular el dinero que necesitas para vivir de tus inversiones.

Razón nº 1: Simplemente te has equivocado

El primer motivo por el cual debes vender una determinada inversión es cuando has cometido un error. No pasa nada,  pues todo el mundo los comete. Por este motivo te recomiendo que revises los análisis de tus inversiones periódicamente con el objetivo de identificar posibles errores, tanto en los cálculos como en el planteamiento.

En caso de que identifiques un error, antes de lanzarte a vender debes decidir si este afecta a tu decisión de inversión, o no. Muchas veces encontrarás pequeños fallos al teclear algunos números, realizar ciertos cálculos o al documentar tu inversión. Estas pequeñas equivocaciones no van a cambiar tu decisión de inversión, con lo cual no representan un motivo de peso para deshacerte de tus acciones.

Sin embargo, en otras ocasiones puedes detectar errores al analizar la ventaja competitiva de un negocio, en el cálculo de su rentabilidad o en la valoración del precio adecuado a pagar por sus acciones. Si dichos errores afectan a tu decisión de inversión, entonces sí deberías vender.

Y, ¿cómo sabes si un determinado fallo es suficiente para vender tu inversión? Pues muy sencillo. Si, una vez descubierto y corregido el error, continúas pensando que se trata de un negocio excelente adquirido a un precio lo suficientemente bajo para convertirlo en una fantástica inversión, debes mantener tus acciones. Si, por el contrario, piensas que de no haber cometido el error desde un principio no hubieras invertido en esa empresa, entonces debes venderla.

Razón nº 2: La situación del negocio se ha deteriorado

Los negocios no son estáticos, sino que van cambiando con el paso del tiempo. Algunas veces esos cambios son a mejor, otras a peor. A veces descubrirás que, aunque tu decisión de inversión fue todo un acierto, la situación del negocio se ha deteriorado de forma permanente, con lo cual ya no cumple con tus exigencias para mantener la inversión.

Aunque en unas pocas ocasiones determinados sucesos puedan cambiar radicalmente la situación de un negocio de la noche a la mañana, la mayor parte del tiempo los cambios duran meses y meses, con lo cual normalmente dispones de un margen de tiempo más que suficiente para tomar decisiones.

Y es, precisamente, cuando la situación de un negocio se deteriora de forma permanente, cuando te encuentras con el segundo motivo para vender tu inversión. Ojo, esto no significa que te hayas equivocado, pues simplemente tomaste la decisión acertada de invertir en esa compañía cuando sus perspectivas de futuro te eran favorables y ahora estas han cambiado y no muestran signos de recuperarse.

Razón nº 2,5: Encuentras una mejor inversión…

Hasta ahora has visto que los dos motivos para vender tus inversiones se dan cuando has cometido un error o cuando la situación del negocio se ha deteriorado de forma permanente. Pues bien, aunque hayas acertado de lleno sin equivocarte en lo más mínimo y la situación del negocio siga siendo espléndida, existe otra media razón que creo que puede considerarse racional para vender tus acciones: cuando encuentras una mejor alternativa de inversión.

Y, ¿por qué digo que se trata sólo de media razón? Porque para adquirir esa nueva inversión que te resulta desconocida debes renunciar a una buena inversión que ya conoces. Piénsalo de esta manera: has encontrado un negocio excelente, de los que no hay muchos, y has acertado de lleno con tu inversión, pues esta te sigue generando beneficios y más beneficios con el paso de los años.

El negocio tiene cada vez mejor pinta, sus perspectivas de futuro van incluso mejorando año tras año y te sientes súper bien cada vez que recuerdas lo baratas que compraste sus acciones. Además, tu conocimiento de la compañía va aumentando día a día, lo que te permite reducir considerablemente el riesgo de esa inversión.

Entonces, ahora yo te pregunto: ¿realmente quieres renunciar a todo esto para lanzarte a una nueva inversión sobre la que no tienes tantos conocimientos? Puede que también se trate de un negocio excelente, pero también puede que sólo lo parezca. Puede que vuelvas a acertar de lleno, pero también podrías equivocarte. Puede que las perspectivas del nuevo negocio sean incluso mejores, pero también podrían deteriorarse permanentemente.

Lo que quiero que entiendas es que estarás renunciando a una empresa que conoces en profundidad desde hace años y que ya ha demostrado ser un negocio exitoso y una fantástica inversión, sólo para adquirir otra que parece mejor sobre el papel pero de la que no sabes tanto y que todavía no has podido validar con tu propia experiencia. Por este motivo, creo que se trata sólo de media razón para deshacerte de la fantástica inversión de la que ya estás disfrutando.

Conclusión

Según como yo lo veo, y desde un punto de vista estrictamente de inversión, sólo existen dos razones y media para vender tus inversiones: cuando te has equivocado, cuando la situación del negocio se deteriora de manera permanente y cuando encuentras una alternativa mejor. Pero ojo con esta última, ya que podrías estar renunciando a una de esas inversiones que tanto te gustan sólo por una nueva promesa todavía no probada con éxito.

Procura, además, seguir la Regla de Oro: el dinero que metes dentro de tu cuenta de inversión no se saca, nunca. Siguiendo esta regla te asegurarás de no descapitalizar tu cuenta de inversión, permitiéndote seguir adquiriendo más y más activos que trabajen para ti.

Una vez más fíjate en que la inversión no es una ciencia exacta, con lo que dependerás de tu criterio y experiencia para tomar las decisiones que creas mejores para ti en cada momento. Recuerda que algunas veces acertarás y otras aprenderás.

La inversión no es una ciencia exacta. Algunas veces acertarás y otras aprenderás. Clic para tuitear

¿Cuáles son tus razones para vender tus inversiones? ¿Tienes también una Regla de Oro para no sacar dinero de tu cuenta de inversión? ¿Consigues seguirla sin excepciones?

Imagen: time to sell

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

6 comentarios en “Dos razones y media para vender tus inversiones

  1. Mira Marc tengo ree,enagas,iberdrola,acs,mapfre,Santander,inditex,telefónica,repsol y abertis.
    Me gustan todas pero dudo de telefónica xq tiene mucha deuda y repsol xq no veo futuro al petroleo.
    Yo soy de los q en perdidas nunca venderé,si no mi hija ya lo venderá cuando suba.
    Q opinas ,también pienso q al ser empresas enormes a la larga recuperararan.Yo la verdad q OS sigo a ti y a muchos y es de la manera q aprendo.
    Saludos y muchas gracias.

    • ¡Hola, Jose!

      Por lo que me cuentas, veo que te centras en el mercado español. Respecto a las grandes empresas, creo que normalmente tienen modelos de negocio probados a lo largo del tiempo, por lo que pueden representar buenas inversiones si se compran a los precios adecuados. Alguna de las empresas que has puesto también la tengo yo, ya lo verás próximamente cuando termine de preparar la nueva sección Mi Cartera.
      Sin embargo, más que si se trata de una gran empresa o una pequeña, para mí en particular lo más importante es que sean negocios que ganen dinero de forma consistente, tengan una ventaja competitiva sostenible durante los años siguientes y tenga muy poca deuda. Luego si el precio sube o baja en el corto plazo me da igual, aunque aprovecho las grandes bajadas para comprar alguna que otra acción si tengo dinero suficiente para ello.
      Te felicito por tus ganas de aprender y compartir con los demás tus opiniones, pues creo que es la mejor manera de seguir acumulando conocimientos y experiencia. Yo también lo hago. Estoy convencido de que entre todos seguiremos avanzando hacia nuestros objetivos y nos lo pasaremos genial durante el camino 🙂

      Un abrazo,
      Marc

  2. Buen día Marc:

    Soy novato en esto de la inversión en bolsa al principio me dediqué a especular (como todos), sin embargo después de leerte y de ver algunos vídeos entiendo que “no es correcto” y que lo deseable es invertir a largo plazo. En éste articulo, manifiestas que no venderías ninguna de tus inversiones exceptuando las 2.5 razones mencionadas y que no retiras nunca el dinero que has invertido, entonces ¿En que momento disfrutas del beneficio de la re valorización de las acciones? o ¿De qué me sirve saber que tengo un portafolio de inversiones que alcanzado valores super wow, si no es dinero que puedo utilizar?

    saludos desde México

    • ¡Hola, Roberto!
      Buena pregunta. Pues si invierto en dividendos no me interesa la revalorización de la acción tanto como el dividendo, ya que mi intención es cobrar anualmente dicho dividendo sin vender las acciones, tanto si suben como si bajan. Para disfrutar de los beneficios al vender las acciones, podrías venderlas si están muy sobrevaloradas y las ganancias fueran por ejemplo el equivalente a los dividendos de los próximos 10, 15 o 20 años, o podrías invertir directamente siguiendo una filosofía de inversión más “en valor”, es decir, comprar acciones infravaloradas para venderlas cuando el mercado reconozca su valor o lo supere. En estos casos sí disfrutarías del dinero y los beneficios al vender las acciones.
      Muchas gracias por tu participación.
      Saludos,
      Marc

  3. siguiendo aprendiendo , Gracias marc.
    Si en el 1.998 hubiera existido este blog , la carrera universitaria la iba a hacer mi tía. ajjajaja.
    Gracias maestro.
    saludos

    • ¡Hola, Victor!
      Todo tiene su momento, y nunca es tarde para descubrir la inversión en Bolsa y aprovecharla para conseguir nuestros objetivos. Y como es una práctica muy relajada y que no requiere mucho tiempo, es perfectamente compatible con cualquier otra actividad, ya sea formativa o laboral.
      Lo de maestro me queda un poco grande, aunque igualmente te agradezco el cumplido jeje 😉
      Un abrazo,
      Marc

Deja un comentario

Los datos que proporciones en este formulario serán tratados por Marc Alomar Lluch, responsable del fichero. La finalidad de la recogida de tus datos es información de mis publicaciones así como prospección comercial. Al marcar la casilla "Acepto la política de privacidad" estás otorgando tu consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a la finalidad anteriormente establecida. Te informo que tus datos estarás ubicados en servidores de MailRelay, suscrito al convenio Privacy Shield y propiterarios CPC Servicios Informáticos Aplicados a Nuevas Tecnologías S.L. pudiendo ver su política de privacidad. Te recuerdo que puedes ejercer tus derechos para Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://despiertatudinero.com/aviso-legal-y-politica-de-privacidad/

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 0 Flares ×