Entrevista a Luis Álvarez, El Cazadividendos. Un paso más cerca de la libertad financiera gracias a los dividendos en Bolsa

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

¡Hola!

Como es costumbre en las entrevistas, lo primero de todo es presentar al entrevistado, contar quién es y explicar qué relación tiene con la temática sobre la que se le ha entrevistado. Sin embargo, en el caso de Luis este apartado es una simple formalidad, ya que el nombre de Cazadividendos no necesita presentación en nuestra comunidad.

Pero por si acaso eres nuevo en la blogosfera, debes saber que Luis Álvarez, en su blog Los Cazadividendos, comparte sus ideas, conocimientos y experiencias en su camino a la libertad financiera a través de la inversión en dividendos en Bolsa.

También me gustaría decirte que tengo la suerte de conocer a Luis desde hace tiempo, primero vía e-mail y luego personalmente. Al tratar con el, rápidamente te das cuenta de que es una de esas personas que sabe perfectamente lo que quiere y que siempre está dispuesto a compartir lo que sabe. Por este motivo, hoy me alegro mucho de que comparta su experiencia contigo.

Así que no me enrollo más y le cedo la palabra. ¡Adelante Luis!


Antes de empezar me gustaría agradecer a Marc que me haya invitado a participar en esta entrevista. Creo que este tipo de iniciativas son muy beneficiosas, porque pueden ayudar a otras personas que tienen los mismos objetivos, pero también son beneficiosas para los entrevistados, porque les hacen reflexionar sobre en qué punto están y sobre cómo seguir avanzando.

1. Tener una cartera de inversiones que genere suficientes ingresos pasivos para dejar su empleo es el sueño de muchas personas. No obstante, no se trata solo de dejar un trabajo, sino más bien de hacer un profundo cambio de vida.

Así que, en primer lugar me gustaría preguntarte, ¿qué ha significado para ti ese cambio? ¿Qué diferencias hay entre tu vida anterior y la actual?

En primer lugar me gustaría remarcar que solo he dado el primer paso, que es tomarme una excedencia de nueve meses. En septiembre volveré al trabajo, pero no tengo nada claro lo que haré a partir de ese momento.

Este cambio me ha traído muchas consecuencias beneficiosas. Por un lado he dejado temporalmente un trabajo muy exigente, con un nivel de estrés alto y que además había dejado de motivarme. Solo eso ya tiene efectos positivos en la salud, porque duermes más, comes mejor y tienes más tiempo para hacer deporte.

Pero, además, dispones de mucho más tiempo para compartir con los tuyos y eso se nota en tu estado de ánimo. Dicho de otro modo, soy más feliz 🙂 Y eso no significa que no haga nada. Tengo una agenda apretadísima, con algunas horas dedicadas a cuidar a mi hijo y atender a obligaciones familiares, pero también con tiempo reservado para mis otras grandes pasiones: el blog y la inversión.

2. Llegar al punto en el que finalmente te decides a dejar el empleo para dedicarte en exclusiva a tus inversiones no se consigue de la noche a la mañana, al menos a mí me costó varios años.

En tu caso, ¿cuánto tiempo transcurrió desde que empezaste a invertir hasta que finalmente diste ese paso? ¿Cuál fue el principal obstáculo con el que te encontraste y cómo lo superaste?

En mi caso, yo empecé a invertir con un sistema definido en 2014. Cierto es que llevaba trabajando 15 años, que contaba con un ahorro importante y un salario razonable, y que tenemos un estilo de vida austero. Además, no puede considerarse que haya alcanzado la independencia financiera, porque no podríamos vivir exclusivamente de los rendimientos de nuestras inversiones.

Precisamente este es para mi un punto importantísimo: el objetivo no es dejar de trabajar, sino poder dedicarte a lo que te gusta y además tener la flexibilidad de hacerlo cómo y cuando quieras.

Por otro lado, por mi naturaleza conservadora, no confío en depender exclusivamente de una única fuente de ingresos y esa es la razón principal de invertir en bolsa: no depender completamente del salario. Pero siguiendo con el razonamiento, es también la razón de buscar ingresos de otras fuentes, como los negocios online o la inversión en inmuebles.

Y cuando anuncias a tu entorno tu plan de dejar un trabajo bien pagado, aunque sea temporalmente, para llevar un estilo de vida más agradable, más flexible y más saludable te encuentras con el rechazo de la mayoría de gente.

Da igual que les expliques que el planteamiento es viable porque chocarás con una retahíla de argumentos sustentados en un montón de creencias limitantes: no se puede vivir sin trabajar, la bolsa es un juego y lo puedes perder todo, si no trabajas no tendrás pensión, etc.… Para mi este es el problema principal al cambiar de vida: tu entorno intentará que no lo hagas.

3. Tal y como se intuye rápidamente al entrar en tu blog, has conseguido disfrutar de unas buenas rentas gracias a los dividendos que cobras de tus inversiones en Bolsa. ¿Porqué elegiste los dividendos frente a otras fuentes de ingresos pasivos?

Porque después de revisar diferentes estrategias llegué a la conclusión de que ofrecía una muy buena relación entre el tiempo que dedicas a la estrategia, la seguridad de la inversión y la rentabilidad que obtienes.

Además, conceptualmente es muy sencilla de entender. Inviertes en las mejores empresas del mundo y filtras con una serie de criterios muy sencillos que intentarán garantizar que la empresa cada vez ganará más, con lo cuál repartirá cada vez más dinero a sus accionistas y tus rentas no perderán poder adquisitivo.

Y luego está la parte psicológica: que tú ingreses los dividendos independientemente (o casi, porque siempre hay excepciones) del momento bursátil o de las cotizaciones de las empresas es muy tranquilizador, porque no estás pendiente del precio de las acciones constantemente.

Me gusta además escoger yo mismo las empresas, porque eso me permite eliminar las que dejan de cumplir mis criterios y comprar las que me interesan cuando están atractivas de precio. Es posible que esté renunciando a un plus de rentabilidad, pero para mí tener el control sobre la inversión es fundamental.

4. Todo el mundo se centra en cómo crear una cartera que genere suficientes ingresos pasivos para cambiar de vida, pero esa es solo la primera parte del camino. Y es que para que ese cambio sea perdurable en el tiempo, debes ser capaz de mantener el nivel de ingresos de tu cartera.

¿Cuáles son tus claves para asegurarte de que tu cartera seguirá generándote los ingresos suficientes para no tener que volver a tu vida anterior?

Lo más importante es garantizar y mejorar, si cabe, la calidad de la cartera. En una estrategia de dividendos lo más importante es que los dividendos sean crecientes y no se recorten o eliminen por los posibles problemas que pueda tener la empresa en algún momento.

En general, si compras empresas que cumplen las premisas, los dividendos crecerán en un porcentaje de empresas elevado y permitirán que tu poder adquisitivo se mantenga o aumente. En ese sentido, no se trata de comprar y olvidarse, sino de continuar incorporando empresas que cumplan las premisas y en eliminar o sustituir las que no lo cumplan.

Este punto es un poco polémico. Hay quien vende al no incrementar dividendo o al recortarlo. Yo soy flexible y prefiero hacer los cambios poco a poco. Las que no lo incrementan o lo eliminan les doy un cierto margen para corregir esta situación, pero si no lo hacen en un tiempo razonable empiezo a considerar una rotación y la hago cuando se produce un momento de mercado adecuado.

5. A algunas personas les cuesta aceptar la idea de ganar dinero sin trabajar, ya que se niegan a pensar que eso es posible. De hecho, nada más empezar has comentado que esta es una de las principales dificultades a superar.

En este sentido, ¿podrías contarnos con más detalle qué opina la gente de tu entorno sobre el hecho de que seas inversor? ¿Has encontrado en ellos un punto de apoyo o un handicap adicional que superar?

Para mi es lo más complicado. Has iniciado un estilo de vida que apuesta por ir contracorriente y que pone en duda ideas que la mayoría considera incuestionables.

La sociedad, los medios de comunicación, el sistema educativo, etc. inculcan una serie de creencias que lo único que hacen es limitar tus opciones: hay que estudiar, hay que trabajar, no se puede vivir sin trabajar, si no trabajas no tendrás pensión, la bolsa es un juego, seguro que lo pierdes todo, etc.

Y no es que sean erróneas o correctas. Eso no es lo importante. Lo importante es que son tremendamente limitantes y no nos permiten decidir por nosotros mismos qué queremos hacer porque la sociedad lo ha decidido por nosotros.

¿Qué sentido tiene trabajar toda la vida para que el Estado después me devuelva (o no) una parte de lo que le he entregado? ¿No tiene más sentido ir construyendo un patrimonio que te genere rentas de las que puedas vivir y depender solo de ti mismo en el futuro?

Cada uno puede contestar lo que quiera a estas preguntas. Y las dos respuestas son perfectamente válidas. El problema es que si escoges la opción minoritaria, todo tu entorno te intentará cambiar de opinión, sin ni siquiera intentar entender por qué estás convencido de tu decisión.

Y es duro, porque defender este estilo de vida te supondrá aguantar que te tachen de vago por no querer trabajar, de irresponsable por dejar tu trabajo teniendo familia, de tonto por pensar que puedes vivir de la bolsa… y nada de esto es cierto. O por lo menos no cierto del todo. Pero da igual: el bombardeo es constante y hay que tener las ideas muy claras para aguantar la presión y seguir adelante.

6. Si le preguntas a la gente si le gustaría ser rica, la mayoría te responderá que sí. Y, si les pides el porqué, casi siempre la respuesta será la misma: para dejar su empleo y cambiar de vida.

Así pues, ¿crees que es necesario ser rico para hacer ese cambio o puedes hacerlo sin necesidad de disponer de mucha riqueza?

Lo más importante es tener claro que poder disponer de tu tiempo se puede reducir a una cuestión muy simple: ingresar de manera pasiva más dinero del que necesitas para tus gastos. Es decir, no es cuestión de ser rico, por lo menos no la idea tradicional de rico.

Y lo mejor es que está al alcance de todos aquellos dispuestos a dedicar una parte significativa de su sueldo a construir generadores de ingresos pasivos y a racionalizar sus gastos. Entre los generadores de ingresos pasivos más habituales se incluyen acciones de bolsa que repartan dividendo, inmuebles que den un alquiler, derechos de autor o cualquier otro sistema que aporte ingresos sin necesidad de acción por tu parte.

Evidentemente si cobras poco o tienes unos gastos elevados será complicado dedicar dinero a construirlos, pero el primer paso es decidirse y hacer un análisis para ver hasta donde se puede llegar. Primero pesarán mucho las creencias limitantes (no puedo, no sé, es imposible, siempre ha sido así…) pero si consigues superar esa barrera te das cuenta de que simplemente es cuestión de disciplina, constancia y tiempo.

7. Cuando estaba saturado de mi antiguo empleo recuerdo que quería conseguir un buen nivel de ingresos pasivos para pasarme el día tumbado en la playa sin ninguna preocupación en mi mente.

No obstante, una vez pasado ese periodo de desaturación, uno se da cuenta de que para ser feliz es necesario ocupar el tiempo haciendo cosas que realmente le motiven.

Así que, después de tu periodo de desaturación, ¿qué haces ahora en tu día a día para vivir tiempo de calidad y sentirte realizado?

Pues, aunque sea un tópico, no sé cómo tenía tiempo para hacer todo lo que hacía cuando trabajaba. Los primeros dos meses fueron para resolver cuestiones que tenía pendientes. A partir de ahí, he empezado a disfrutar de la nueva situación: más tiempo para la familia, que era la razón básica de la excedencia, pero también más dedicación al blog y a la inversión, que son temas que me apasionan.

Me falta, eso sí, incorporar el deporte a la rutina diaria y estoy buscando una fórmula que sea duradera. Creo que compraré una bicicleta de spinning y aprovecharé las pesas de bodypump para hacer una horita diaria de ambas cosas. Y ya pensando en lo que haré en octubre, que es cuando me toca reincorporarme. La verdad es que se me hace duro volver a la situación anterior, pero por lo menos volveré con las pilas cargadas y podré valorar con una cierta perspectiva cuáles serán los siguientes pasos.

8. Aprovechando que los lectores de Despierta Tu Dinero tienen muy claro que invertir en dividendos a largo plazo es una fantástica manera de generar ingresos pasivos para cambiar de vida, ¿qué les dirías para animarlos en esos momentos del camino en los que todo el esfuerzo parece no valer la pena?

Pues que sí vale la pena, pero que intenten conciliar el esfuerzo de seguir firmes hacia el objetivo con una vida agradable. Los extremos siempre son malos. Una cosa es dedicar una parte de los ingresos a construir una vida mejor y otra vivir mal ahora para vivir mejor en el futuro.

Hay que buscar un punto medio que te proporcione una vida feliz mientras preparas el momento en que puedas dedicar tu tiempo a lo que realmente quieres para ser aún más feliz. Además, hay muchos casos de gente que lo ha conseguido. Al principio pensaba que muy pocos llegaban, pero tener un blog me ha hecho conocer a mucha gente que lo ha conseguido, gente que normalmente son discretos, de gustos modestos y no hacen alarde de ello.

9. Para terminar, ahora voy a pedirte que seas tú quien proponga una pregunta a los lectores de Despierta Tu Dinero para iniciar el debate en los comentarios. Siéntete libre de preguntar lo que quieras…

Para mi la independencia financiera es una idea muy abstracta que solo tiene sentido en positivo. Me niego a pensar que el objetivo de la independencia financiera es NO trabajar y prefiero pensar en las cosas que haré cuando sea dueño de todo mi tiempo.

Por eso, mi pregunta, o preguntas, mejor dicho, son: ¿para qué quieres la independencia financiera? ¿Qué harás al día siguiente de no necesitar trabajar para pagar tus gastos?


De nuevo vuelvo a tomar la palabra para agradecer a Luis su tiempo y su sinceridad al responder a las preguntas. Como te decía al principio, Luis es una persona con las ideas claras, y lo has podido comprobar a lo largo de toda la entrevista.

Antes de terminar y dar paso a los comentarios, me gustaría añadir dos cosas más. La primera, y aunque parezca un tópico, es totalmente cierto eso de que cuando dejas de trabajar tienes menos tiempo libre que cuando trabajabas.

Y, la segunda, que como muy bien ha repetido Luis en varias ocasiones, el principal objetivo no es dejar de trabajar, sino tener la posibilidad de decidir a qué destinar tu tiempo para ser más feliz.

¡Gracias Luis! Te espero también en los comentarios 😉

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

17 comentarios en “Entrevista a Luis Álvarez, El Cazadividendos. Un paso más cerca de la libertad financiera gracias a los dividendos en Bolsa

  1. Yo pienso q la independencia financiera es para poder elegir.
    En la vida podemos elegir todo ,pero el trabajo no xq es necesario para vivir con dignidad.
    Saludos

    • ¡Hola, Jose!
      Tú lo has dicho, la libertad financiera te da la opción de elegir en qué trabajar y cómo hacerlo.
      Gracias por tu participación.
      Un saludo,
      Marc

    • Muy de acuerdo con tu comentario, Jose.

      Yo por ejemplo ahora estoy en medio de una excedencia para cuidar a mi hijo. Las dudas al tomar una decisión de este tipo son muchas: renuncio al sueldo de muchos meses, cuando vuelva igual no hay sitio para mi, la empresa es posible que me lo tenga en cuenta, etc… Tener una renta periódica, aunque no cubra todos los gastos familiares, relativiza mucho estos inconvenientes.

      Un abrazo,
      Czd

  2. Después de tan interesante entrevista transcribo aquí la opinión del inversor Ricardo Gonzalez sobre los dividendos por si les sugiere algún comentario. Gracias.

    “Debéis saber que el importe de los dividendos se descuenta de la cotización del valor que los reparte. Es decir, si por ejemplo se posee una cotizada cuyo precio de mercado es 50€ y esa misma cotizada reparte un dividendo de 1€ por acción, el valor de dicha cotizada automáticamente desciende a 49€.

    Es por esto que en mi opinión sobre la inversión en base al dividendo es un mal negocio. La industria financiera nos ha “inculcado” con la famosa frase “rentabilidad por dividendo” una cultura equivocada en la que nos creemos que los dividendos caen del cielo en los mercados, y no es así.

    De hecho, en términos patrimoniales los dividendos siempre son un mal negocio para el inversor.
    Para que se entienda de forma sencilla, imaginemos que poseemos un kiosco cuyo patrimonio es exclusivamente el dinero que hay depositado en la caja, supongamos 2000€. La valoración de dicho kiosco es de 2000€ y ahora ese quiosco decide repartirle un “dividendo” de 500€.
    Obviamente en este momento, en la caja del kiosco quedan 1500€ y otros 500€ que están camino de nuestro bolsillo. En este punto, veremos lógico que el valor del kiosco sea de 1500€ ¿verdad? Pues en las acciones cotizadas sucede lo mismo, por eso el valor de la acción desciende en el mismo importe del dividendo.
    Bien, pero la historia no termina aquí. Ahora de esos 500€ de dividendo que nos ha dado nuestro kiosco el estado quiere su parte, y por lo tanto se retiene, supongamos a modo de ejemplo un 20% (esto varía según las circunstancias personales de cada uno). Resulta que de los 500€ que le ha traspasado su kiosco, a nuestro bolsillo tan solo llegan 400€ y al bolsillo del estado llegan los 100€ restantes.
    Al final de la operación resulta que donde teníamos un patrimonio de un kiosco con 2000€, ahora tenemos 1900€. O lo que es lo mismo después de todo el proceso, hemos perdido el 5% de nuestro patrimonio.”

    • ¡Hola, Emilio!
      Muchas gracias por compartir tu comentario. La idea de que las acciones descuentan el dividendo de forma precisa es respetable en la teoría, pero no aplica en absoluto en la práctica. Esta idea se deriva de la Hipótesis del Mercado Eficiente o HME, que durante décadas se ha enseñado en la universidad (a mi también me la enseñaron) y que no sirve para anda ya que se sustenta en suposiciones que en la práctica no son reales. Los seguidores de la HME creen que las acciones ya descuentan en todo momento toda la información disponible (como el pago de dividendos), y que todos los inversores la procesan de forma racional.

      En la práctica no es así, ya que las cotizaciones se guían principalmente por las emociones y hay pocos inversores racionales.
      Personalmente, me he encontrado en ocasiones con acciones que aumentan de precio durante los días anteriores a la fecha ex-dividend, y que lo siguen haciendo durante semanas incluso después del pago de los dividendos. Otras, en cambio, sufren un descenso mucho más grande que el importe del dividendo pagado y, otras muchas, simplemente oscilan igual que un día normal.

      La conclusión es que, dejando de lado la HME y demás teorías abstractas, la realidad muestra como el pago de dividendos puede influir en los precios de las acciones en el muy corto plazo (nunca de manera exacta al importe pagado), pero dicho impacto no perdura en el tiempo, ya que pesan mucho más las emociones de los participantes en la Bolsa.

      Finalmente, añadir que si los dividendos fueran un mal negocio, tal y como afirma este señor que comentas, yo no sería financieramente libre ni tendría cada año más patrimonio que el anterior 🙂

      Te animo a seguir participando y me alegro de que te haya gustado la entrevista.
      Un saludo,
      Marc

      • Hola Marc. gracias por la contestación. Coincido en su negativa valoración del HME, aunque eso de que no sirve para nada no deja a la Universidad en muy buen lugar…ja,ja,ja…
        Entiendo el argumento de la irracionalidad de los partícipes en el mercado, pero ese hecho evidente no contradice el ejemplo de que una empresa que reparte dividendo se descapitaliza y que al cobrarlo debemos pagar impuestos a la Hacienda Pública.
        Finalmente te felicito porque año a año se multiplique tu patrimonio gracias a los dividendos. Pero personalmente prefiero las recomendaciones de Warren Buffett:
        1º “La primera opción de la dirección de una empresa debe ser examinar la posibilidad de invertir en mejorar los negocios actuales”
        2º “La recompra disciplinada de acciones es la forma más segura de utilizar los fondos inteligentemente”.

        Saludos y gracias.

        • ¡Hola, Emilio!
          Sé que no deja en buen lugar a la universidad… pero la universidad tampoco deja en buen lugar al que quiere vivir de sus inversiones… solo al que quiere encontrar un trabajo en la industria del dinero 🙂
          Distintos objetivos requieren distintas fuentes de formación, y cada una es válida para su cometido.

          Coincido en que una de las mejores y más eficientes maneras de aumentar patrimonio es a través de la recompra de acciones. No obstante, en la práctica, no todas las empresas lo hacen y, cuando sí, no siempre a los precios que más benefician al inversor a largo plazo. A veces es mejor cobrar dividendos, pagar impuestos y reinvertir lo que queda en otras empresas al precio adecuado que la recompra de acciones a precios excesivamente caros.

          Además, llega un punto en el que tienes que decidir si pagar impuestos y dejar trabajar (cobrar dividendos, por ejemplo), o pagar menos impuestos pero seguir trabajando (dejando de lado el hecho de que los impuestos que graban el trabajo son mayores que los que graban las inversiones). Dicho en otras palabras, si quieres ser financieramente libre debes ingresar, por lo que no puedes serlo solo con la recompra de acciones.

          Gracias por tus aportaciones, son muy interesantes e invitan a la reflexión.
          Un saludo,
          Marc

          • Hola de nuevo Marc:
            Precisamente hoy hay en Inbestia un interesante artículo sobre el tema que debatimos. Mitos y realidades sobre los Dividendos del asesor en inversiones Lawrence Hamtil.
            Saludos.

          • Gracias Emilio por compartir la información, siempre viene bien debatir para afianzar ideas y aprender de nuevas.
            Un saludo,
            Marc

    • Hola, Emilio,

      El papel aguanta cualquier razonamiento. Independientemente de que la cotización recoja o no esa salida del dividendo de la caja de la empresa, lo cierto es que ese dividendo es una parte de los beneficios de la empresa que se da a los accionistas.

      La otra parte se dedicará al negocio de la empresa, para que sea capaz de producir unos beneficios aún mayores al año siguiente. Si se consigue tener unos mayores beneficios que este año, el dividendo también podrá crecer y el accionista cobrará un dividendo mayor el año siguiente.

      Esta es la base de la estrategia. Si miras la foto fija del momento del pago del dividendo, está claro que ese dinero ha salido de la empresa, pero no importa tanto el valor de la empresa y sus activos como los beneficios que puede generar y que acabarán, en parte, en el bolsillo del accionista en el futuro.

      Hablamos por supuesto de negocios sanos que pagan al accionista una cantidad acorde a lo que han ganado y que pueden ir incrementando esta cantidad durante muchos años porque el negocio cada vez genera más beneficios.

      Un abrazo,
      Czd

  3. ¡Buena entrevista!

    Para mí la independencia financiera tiene varios escalones. Pero el primer escalón es llegar al punto en que tienes la renta suficiente para sobrevivir dignamente (sin quedar excluido o estigmatizado de la sociedad).
    Esto te permite elegir libremente en lo que quieres trabajar y poder decir NO cuando quieras a tu jefe, a tu pareja, o de quien dependas económicamente.
    Este sería el escalón de libertad. Las rentas no te dan para vivir despreocupado del dinero, pero sí para no tener que aguantar cosas que consideres inmorales o que te rebajen o limiten como persona.

    Más arriba estaría escalón de tranquilidad. En este punto puedes gastar de forma normal (como tus familiares y amigos) sin preocupaciones. Tus rentas te dan para vivir cómodamente y no necesitas trabajar para darte “caprichos”: pagar el gimnasio, ir de vacaciones, etc.

    • ¡Hola, Saulo!
      Me gusta tu definición de la libertad financiera. En mi opinión, el escalón de la tranquilidad es el más importante porque es el que te aporta bienestar y evita angustias y preocupaciones.
      Muchas gracias por compartir tus opiniones.
      Un saludo,
      Marc

      • Hombre, cuanto más arriba mejor, para que nos vamos a engañar, jajaja.

        Pero el escalón más importante es el de más abajo. Piensa en todas las mujeres que sufren un marido maltratador porque no tienen otra cosa de qué vivir. En los chavales que quieren estudiar una carrera pero por falta de dinero tienen que ponerse a trabajar. En todos los empleados que tienen que soportar a un jefe déspota/machista/acosador/… o hacer horas extra obligatorias y sin cobrar. En aquellos empleados que se ven presionados para hacer cosas que van en contra de la moral. En los casos anteriores, y en muchos otros del estilo, una pequeña renta, llamémosla “básica-vital”, hace una enorme diferencia, te permite decir NO y saltar de la trampa en la que has caído.

        • Hola, Saulo.
          Respecto a los casos tan desafortunados que comentas, creo que para esas personas obtener un nivel de renta suficiente para facilitarles la salida a dichas situaciones es un claro ejemplo de mejora en su bienestar, pues pueden escapar de esa dura realidad.
          Para mí lo más importante es tener bienestar, y cada persona lo entenderá de una u otra forma según sea su situación. Lo importante es estar bien, y si un determinado nivel de ingresos pasivos ayuda, estupendo.
          Gracias de nuevo por tu participación.
          Un saludo,
          Marc

    • Hola, Saulo,

      Hay autores que diferencian entre seguridad financiera, independencia financiera y libertad financiera, que coincidirían con los escalones que comentas, aunque la línea entre independencia financiera y libertad financiera es muy difusa.

      Un abrazo,
      Czd

  4. Interesantísima entrevista. A veces un cambio es necesario para darse cuenta que la vida que llevamos hasta el momento no nos hace feliz y, alcanzando la libertad financiera somos dueños de nuestro destino. Pero principal atención a lo siguiente:
    “uno se da cuenta de que para ser feliz es necesario ocupar el tiempo haciendo cosas que realmente le motiven.
    Así que, después de tu periodo de desaturación, ¿qué haces ahora en tu día a día para vivir tiempo de calidad y sentirte realizado?” pues para mí es la clave y el por qué uno hace lo que hace.

    Pero hay que ser realista, para poder seguir los pasos de Luis, es necesario un buen capital de inicio para poder invertirlo y generar ingresos de manera pasiva. Además, él cuenta con una red de seguridad, poder volver al trabajo después de la excedencia. Bajo mi punto de vista, o se dispone de un capital bastante grande, o en algunos momentos el proyecto puede ser inviable.

    Un abrazo

    • ¡Hola, FCrespo!
      La realidad es que durante buena parte del camino hacia nuestra libertad financiera un proyecto como el de Luis es inviable porque, como tú muy bien has dicho, no se dispone del capital necesario para generar el nivel de ingresos pasivos suficientes. Sin embargo, durante todo el camino se van abriendo nuevas posibilidades.

      Al principio puede que el nivel de ingresos pasivos sea bajo, pero que nos permita elegir entre dos trabajos de manera más libre y sin estar tan condicionados por lo que nos pagan en uno o en otro. Más adelante tenemos la posibilidad de hacer lo que ha hecho Luis. Y, al final, llega la posibilidad de dejar de trabajar, si es lo que uno quiere.

      Luis está en esta fase más avanzada que puede ser inviable para las personas que todavía no han llegado a ella, pero que en el futuro sí llegarán.
      Y tú, ¿en qué fase estás?
      Gracias por tu participación.
      Un abrazo,
      Marc

Deja un comentario

Los datos que proporciones en este formulario serán tratados por Marc Alomar Lluch, responsable del fichero. La finalidad de la recogida de tus datos es información de mis publicaciones así como prospección comercial. Al marcar la casilla "Acepto la política de privacidad" estás otorgando tu consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a la finalidad anteriormente establecida. Te informo que tus datos estarás ubicados en servidores de MailRelay, suscrito al convenio Privacy Shield y propiterarios CPC Servicios Informáticos Aplicados a Nuevas Tecnologías S.L. pudiendo ver su política de privacidad. Te recuerdo que puedes ejercer tus derechos para Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://despiertatudinero.com/aviso-legal-y-politica-de-privacidad/

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 LinkedIn 0 0 Flares ×