Cómo invertir como Warren Buffett si eres un pequeño inversor particular

0 Flares Twitter 0 0 Flares ×

¿Quieres hacer crecer tu capital de forma acelerada, obtener una rentabilidad superior a la media y dominar la inversión en Bolsa? En pocas palabras, ¿quieres invertir como Warren Buffett?

Décadas atrás, Buffett se hizo mediático no solo por ser el inversor más rico del mundo, sino por seguir su propio método de inversión alejado de los estándares predominantes en Wall Street y el resto de la industria del dinero.

Yo, como aspirante a buen inversor, siempre quise aprender más sobre este genio de la inversión, por lo que leí todo lo que pude sobre él. Desafortunadamente, aunque se han publicado muchos libros acerca de su filosofía de inversión, que yo sepa Buffett nunca ha escrito ninguno de su puño y letra.

La única fuente primaria de su sabiduría son las numerosas entrevistas que le han hecho, los vídeos registrados de las Juntas Generales de Berkshire Hathaway y, por supuesto, las famosas y extensas cartas anuales dirigidas a sus accionistas.

Por mi parte, a lo largo de los años he devorado todo ese material con atención y, si eres asiduo al blog, te habrás dado cuenta de que mi filosofía de inversión está claramente influenciada por la de Buffett. Y estoy convencido de que tú también has intentado aprender todo lo posible del conocido como oráculo de Omaha.

Sin embargo, hoy quiero preguntarte algo: como pequeño inversor particular, ¿crees que puedes realmente invertir como Warren Buffett? En mi opinión, Buffett solo hay uno, por lo que soy consciente de que algunas de las características de su rutina inversora son imposibles de replicar.

Pero, por suerte, hay otras que sí pueden ser imitadas, incluso por un pequeño inversor particular como tú y como yo. Por este motivo, hoy quiero compartir contigo lo que no puedes y lo que sí puedes hacer para invertir como Warren Buffett.

Lo que te impide invertir como Warren Buffett

Antes de ver las características que sí puedes replicar para invertir como Warren Buffett, quiero mostrarte las que, como pequeño inversor particular, simplemente no puedes replicar. Así tendrás claro en qué puntos clave de su filosofía de inversión vale la pena dedicar tiempo y esfuerzo y en cuales no.

Obtener un flujo de efectivo constante de tus negocios de seguros

Muchos años atrás, Buffett adquirió varios negocios privados de seguros y reaseguros, los cuales le han proporcionado desde entonces un flujo de efectivo constante para reinvertir, tanto en negocios privados como en empresas cotizadas en Bolsa.

Si has contratado algún tipo de seguro en algún momento de tu vida, sabrás que las primas acostumbran a pagarse por adelantado, de manera que la compañía aseguradora obtiene un montón de dinero por anticipado. Los gastos asociados a los siniestros, en cambio, se van repartiendo a lo largo del tiempo, si es que finalmente suceden.

De esta manera, gracias al negocio de los seguros y los reaseguros, Buffett disfruta de un constante flujo de efectivo que, junto a los beneficios que le ofrecen el resto de sus inversiones, suman una cantidad constante de dinero fresco para reinvertir.

Como pequeño inversor particular, en cambio, me imagino que no tienes tu propio negocio asegurador (al menos yo no lo tengo), por lo que difícilmente puedes aprovechar esa ventaja que te da tener un flujo enorme y constante de efectivo para reinvertir.

Comprar una cantidad significativa de acciones para tener poder de decisión

Con frecuencia, el capital de las empresas cotizadas en Bolsa se divide entre un número muy elevado de acciones. Por lo tanto, como pequeño inversor particular es más que probable que no tengas los recursos suficientes para adquirir el número de acciones necesario para obtener una participación significativa dentro de las empresas en las que inviertes.

Buffett, en cambio, sí puede hacerlo gracias a su elevado y constante nivel de liquidez. Y, aunque él prefiere no intervenir en la gestión de las empresas, en muchos casos sí tiene el porcentaje necesario del capital para decidir sobre las cuestiones que más le preocupan: la remuneración de la Directiva y la política de reinversión de la compañía.

En este sentido, tener cierto control sobre la empresa en la que inviertes tu dinero siempre te da un plus de seguridad y confianza, cosa que los pequeños inversores no podemos hacer.

Usar su red de contactos para encontrar oportunidades de inversión

Sí, vale, Buffett siempre ha dado la imagen de seguir su propio camino, el cual está muy alejado del de Wall Street. No obstante, no es un lobo solitario, ya que a lo largo de su carrera ha tejido una amplia y eficaz red de contactos que, estoy convencido, le han proporcionado buenas oportunidades de inversión.

Piénsalo bien. Si eres dueño de un negocio muy exitoso y, por el motivo que sea, quieres vender la mayoría de tus participaciones pero manteniendo siempre una minoría del capital y la completa gestión de la empresa, y encima que te paguen un precio que consideres justo, ¿a quién llamarás en primer lugar? A Warren Buffett.

A mí, en cambio, como pequeño inversor solo me llaman para venderme una línea móvil con más datos y mi madre para preguntarme cómo estoy. Y es posible que a ti te pase lo mismo.

Pedirle consejo a Charlie Munger

Tener en el despacho de al lado a Munger es, sin ninguna duda, una de las mejores maneras de aumentar el margen de seguridad de tus inversiones. Bueno, al menos podemos verlo una vez al año respondiendo preguntas en la Junta General de Accionistas de Berskhire Hathaway.

Lo que SÍ puedes hacer para invertir como Warren Buffett

Ahora que eres consciente de las características de su metodología que difícilmente podrás igualar, voy a mostrarte las que, incluso siendo un pequeño inversor particular, sí puedes replicar para tratar de invertir como Warren Buffett.

Sí puedes enfocar la Bolsa desde una perspectiva empresarial

Si quieres invertir como Warren Buffett, lo primero que debes hacer es adoptar un enfoque empresarial de la Bolsa. Esto implica dejar de verla como una mera lista de precios que suben y bajan para empezar a verla como lo que realmente es: un mercado organizado en el que comprar partes de la propiedad de negocios de verdad.

Detrás de cada acción y de cada ticker hay una empresa real, con productos y servicios reales, trabajadores reales, clientes reales y beneficios y pérdidas reales. Por lo tanto, cuando compras las acciones de una compañía lo que en realidad estás haciendo es comprar una parte de ese negocio y de sus resultados futuros.

Así pues, para tratar de emular a este genio de la inversión e invertir como Warren Buffett, olvídate de comprar y vender acciones a toda velocidad como si fueran cualquier otro tipo de mercancía y pregúntate si realmente te gustaría ser propietario de ese negocio.

Como dijo el mismo Buffett:

«Si no estuvieras dispuesto a comprar todo el negocio en caso de poder hacerlo, no deberías comprar ni una sola de sus acciones.»

Y es que, en esencia, invertir en acciones de la Bolsa no es distinto a comprar negocios privados como la peluquería donde te cortas el pelo, el supermercado donde haces la compra o el restaurante donde comes los domingos.

Sí puedes invertir a largo plazo y aprovechar el poder del interés compuesto

Si quieres invertir como Warren Buffett, tu objetivo deberá ser multiplicar tu capital de forma consistente a lo largo del tiempo. Al hacerlo, multiplicarás también los beneficios que este te generará, por lo que podrás reinvertir una cantidad todavía mayor creando así una bola de nieve que crecerá exponencialmente.

Para ello, sí o sí necesitarás aprovechar el poder del interés compuesto, por lo que tus inversiones deberán tener un horizonte temporal muy largo. Dicho en otras palabras, deberás invertir a largo plazo.

¡Ojo! Esto no significa necesariamente que debas esperar muchos años para disfrutar de tus beneficios, pues si inviertes para cobrar dividendos, por ejemplo, podrás empezar a generar ingresos y beneficios desde el primer momento.

No hay truco. O multiplicas tu capital, o no lo multiplicas. Y, para multiplicarlo, especialmente si empiezas con cantidades modestas, deberás invertir a largo plazo para aprovechar al máximo el poder del interés compuesto.

Sí puedes analizar los números de las empresas para decidir en cuáles invertir

Uno de los motivos por los que la mayoría de la gente pierde dinero en la Bolsa y creen que esta es muy arriesgada es porque compran acciones de empresas sin saber siquiera a qué se dedican. Tampoco saben si esas compañías ganan o pierden dinero, si tienen una estructura financiera suficientemente robusta o si son capaces de generar rentabilidades atractivas con su dinero.

Ahora dime una cosa, ¿crees que Buffett compra alguna acción sin estudiar primero los números del negocio que hay detrás? Pues tú debes hacer lo mismo. Y es que el hecho de ser un pequeño inversor particular no te supone ningún impedimento a la hora de analizar los estados financieros de una empresa para saber si tiene la calidad suficiente para invertir tu dinero en ella.

Por lo tanto, si aspiras a invertir como Warren Buffett, sí o sí deberás aprender una metodología de inversión que te permita leer e interpretar, desde un punto de vista empresarial, los estados financieros de las empresas de la Bolsa para separar las de gran calidad de las mediocres.

Al fin y al cabo, no se crea ni se mantiene una fortuna estancando el dinero en compañías mediocres que a duras penas generan beneficios suficientes para mantener a flote su negocio.

Sí puedes comprar buenas empresas con un amplio margen de seguridad

Uno de los conceptos fundamentales que cualquier persona que quiera invertir como Warren Buffett debe tener muy claro es el margen de seguridad. Como ya indicó Benjamin Graham en su obra maestra The Intelligent Investor (El Inversor Inteligente) publicada en 1949, el margen de seguridad es la diferencia entre el precio al que se compran unas acciones y su valor.

Si el precio que pagas por tus acciones es inferior al valor, entonces disfrutarás de un margen de seguridad que te permitirá absorber posibles errores, deterioros en la calidad de tus acciones o acontecimientos negativos derivados de la simple mala suerte.

El margen de seguridad te permitirá, al mismo tiempo, aumentar la rentabilidad de tu inversión porque estarás pagando un precio menor. Estarás, en esencia, ganando más arriesgando menos.

Si pagas un precio por encima del valor, en cambio, no tendrás ningún margen de seguridad, por lo que cualquier circunstancia adversa podrá hacerte perder dinero con facilidad. Y, por supuesto, tu rentabilidad será menor, con lo que ganarás menos arriesgando más.

Tal como su maestro Graham le enseñó, Buffett siempre ha resaltado la importancia del margen de seguridad en sus inversiones, especialmente las referentes a empresas cotizadas en la Bolsa.

Por lo tanto, dado que no existe ninguna limitación que como pequeño inversor particular te impida aplicar un amplio margen de seguridad en todas tus inversiones, no tienes excusa. Eso sí, deberás aprender a valorar las acciones de esas buenas empresas sobre las que te hablaba antes para determinar su valor intrínseco y compararlo con el precio al que la Bolsa te ofrece sus acciones.

Y, una vez identificadas esas buenas empresas y valoradas sus acciones para saber el precio al que debes adquirirlas para convertirlas, además, en buenas inversiones, ¿cómo puedes hacerlo para comprarlas con un gran margen de seguridad?

La respuesta nos lleva a la siguiente característica que tienes en tus manos para invertir como Warren Buffett.

Sí puedes aprovechar la locura de la mayoría para invertir de forma racional

Como Buffett siempre ha dicho, las buenas empresas no se venden a los precios adecuados la mayor parte del tiempo. De hecho, si lo piensas bien, ¿quién iba a venderte un buen negocio a precios de ganga?

Pues esta es, en realidad, la gran magia de la Bolsa y una de las características fundamentales de la metodología inversora de Buffett. Él tiene muy claro que la mayoría de los participantes de la Bolsa actúan de forma irracional, ya sea apostando, haciendo trading o, simplemente, dejándose llevar por las emociones predominantes: el miedo y la avaricia.

En consecuencia, Buffett espera pacientemente a que ese miedo se intensifique hasta convertirse en una locura colectiva, momento en el que invierte toda esa liquidez a precios realmente interesantes.

Así que dime, como pequeño inversor particular que te sientas tranquilamente en el sofá frente a tu ordenador o tablet, ¿hay algo o alguien que te obligue a invertir tu dinero hoy mismo? ¿Y mañana? ¿Y pasado?

Aprovecha, pues, esa gran ventaja que te da la paciencia e invierte tu dinero como Warren Buffett, esto es, controlando tus emociones y esperando a que las del resto te ofrezcan las mejores oportunidades de inversión con los márgenes de seguridad más elevados.

A partir de ahora, ¿vas a invertir como Warren Buffett?

Hoy has podido ver qué características de la filosofía de este genio de la inversión puedes replicar por tu cuenta y cuáles no debido a tu condición de pequeño inversor particular.

Si bien es cierto que las características que no podemos replicar claramente pueden marcar la diferencia, también es justo decir que tenemos en nuestras manos suficientes elementos para invertir de forma racional y aspirar a conseguir una muy buena rentabilidad con nuestra pequeña cartera.

Y es que, por suerte, no hace falta ser Warren Buffett para tratar, aunque sea solo un poco, de invertir como Warren Buffett.

Si quieres descubrir más sobre la filosofía de inversión de Buffett, te encantarán sus 25 mejores frases.

Así que dime, ¿qué características de su filosofía usas habitualmente en tu rutina inversora? Te animo a compartirlas con todos en los comentarios.

0 Flares Twitter 0 0 Flares ×

2 comentarios en “Cómo invertir como Warren Buffett si eres un pequeño inversor particular

  1. Hola Marc,yo lo q no tengo ni idea es como saber el precio de una empresa.
    Xq a 9000 tiene una cotización a 12000 otra,y cuál es la buena.
    Lo q está claro q cuanto más abajo mejor.
    Saludos Marc y escribe más a menudo.

    • ¡Hola, Jose!
      Para saber el precio al que comprar las acciones de una empresa, deben valorarse para tener una orientación de lo que valen y poder compararlo con el precio de mercado. Cuando el precio sea inferior al valor, entonces ese es un precio bueno al que comprar, ya que se disfruta de un margen de seguridad y una mayor rentabilidad.
      Si se trata de un índice global, la cosa ya es más complicada, ya que el índice no se puede valorar tan fácilmente como un negocio (sin querer decir que valorar una empresa sea fácil, eh).
      Gracias por tu participación y trataré de escribir más a menudo 😉
      Un abrazo,
      Marc

Deja un comentario

Los datos que proporciones en este formulario serán tratados por Marc Alomar Lluch, responsable del fichero. La finalidad de la recogida de tus datos es información de mis publicaciones así como prospección comercial. Al marcar la casilla "Acepto la política de privacidad" estás otorgando tu consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a la finalidad anteriormente establecida. Te informo que tus datos estarás ubicados en servidores de MailRelay, suscrito al convenio Privacy Shield y propiterarios CPC Servicios Informáticos Aplicados a Nuevas Tecnologías S.L. pudiendo ver su política de privacidad. Te recuerdo que puedes ejercer tus derechos para Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://despiertatudinero.com/aviso-legal-y-politica-de-privacidad/

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
0 Flares Twitter 0 0 Flares ×