Para vivir sin trabajar, debes estar dispuesto a trabajar gratis

0 Flares Twitter 0 0 Flares ×

Sí, lo has leído bien, no se trata de un error: para vivir sin trabajar, debes estar dispuesto a trabajar gratis.

Y es que son muchas las personas que aseguran querer vivir de rentas sin dar un palo al agua, pero pocas las que están dispuestas a dar palos gratis para lograrlo.

Por este motivo, hoy quiero mostrarte las razones por las cuales deberás estar dispuesto a trabajar gratis si tu objetivo es disfrutar de tu libertad financiera y vivir sin la necesidad de trabajar.

Nadie quiere trabajar gratis

La mayor parte de la población cambia su tiempo por dinero. Ya sea a través de un salario como empleados o como un ingreso por hora o por trabajo, como es el caso de muchos autónomos, tiempo e ingresos son dos variables directamente correlacionadas.

Ahora voy a hacerte una pregunta y te animo a responderla para tus adentros con total sinceridad: si fueras a una entrevista de trabajo y quisieran contratarte con la condición de trabajar los primeros tres, seis o nueve meses gratis, sin cobrar, ¿aceptarías?

La realidad es que nadie quiere trabajar gratis, y el motivo está precisamente en esa relación entre tiempo e ingresos. Si en un empleo no nos pagan, sentimos que estamos gastando nuestro tiempo a cambio de nada.

Sí, es cierto que algunas personas se ofrecen a trabajar gratis para conseguir experiencia o contactos que les permitan entrar en un determinado ambiente o sector, como fue el caso del joven Warren Buffett cuando se ofreció a trabajar sin cobrar para el legendario inversor Benjamin Graham y este le respondió que no, puesto que incluso así lo consideraba sobre valorado.

Anécdotas aparte, la mayoría de la gente que se incorpora a un lugar de trabajo exige cobrar desde el primer minuto. Es lo normal, ¿no?

De hecho, las horas extras se pagan más caras que las incluidas en la jornada laboral inicialmente pactada. Sí, ya lo sé, en la práctica no siempre es así, y precisamente cuando no nos pagan las horas extra nos enfadamos y nos quejamos porque, de nuevo, sentimos que estamos cambiando nuestro tiempo por nada.

Nadie quiere trabajar gratis.

Dos formas de vivir sin trabajar y disfrutar de tu libertad financiera

Si realmente quieres vivir sin trabajar y disfrutar de tu libertad financiera, existen básicamente dos formas de conseguirlo, aunque en la práctica se acabe tendiendo a solo una de ellas.

Antes de continuar, quiero aclarar que puede haber más formas de vivir sin trabajar, como las ayudas, la caridad, ser mantenido por otra persona, entre otras. En este caso, no las voy a considerar ya que, aunque sí pueden permitirte vivir sin trabajar, no cumplen los requisitos para ofrecerte la libertad financiera.

Dicho esto, volvamos a las dos formas que sí te permiten vivir sin trabajar y, al mismo tiempo, ser financieramente libre.

Por un lado, está la inversión, la cual consiste en adquirir activos que, por el simple hecho de tenerlos, te generen ingresos independientes a tu trabajo, como por ejemplo las acciones de buenas empresas de la Bolsa compradas a los precios adecuados.

La otra alternativa es crear un negocio que, aunque al principio será tu trabajo, con el tiempo puedas convertir en un activo que funcione sin tener que destinarle tu tiempo y tu energía.

No obstante, incluso en este segundo supuesto, es muy probable que acabes volviendo a la inversión para colocar el dinero que tu negocio te genere en otros activos que te aseguren un flujo de efectivo constante que te permita vivir sin trabajar depender exclusivamente de tu empresa.

Suena bien, ¿verdad?

Pero… siempre hay un pero. ¿Cuál es en este caso?

«Seguridad» vs libertad

En este caso el pero es que, tanto para crear un negocio como para aprender a invertir deberás, sí o sí, estar dispuesto a trabajar gratis, al menos durante un tiempo.

Y esta es una de las principales barreras que impiden que muchas personas emprendan sus propios proyectos empresariales y de inversión.

Cuando encontramos un empleo y sabemos la cantidad exacta que vamos a cobrar a final de mes, nos invade una sensación de seguridad. Sí, es cierto que es solo una sensación, pues la práctica ha demostrado repetidas veces que se trata, simplemente, de una falsa seguridad que en cualquier momento puede desaparecer.

Pero, incluso en la actualidad, al encontrar un trabajo todavía nos sentimos «seguros».

Cuando emprendemos un nuevo proyecto, no obstante, esa seguridad se convierte en incertidumbre. No sabemos si nos va a funcionar, ni cuántas horas tenemos que dedicarle, ni qué tareas debemos hacer, ni cuáles son las más importantes. Nadie nos controla, nadie nos guía, nadie nos promete un sueldo a final de mes.

Nos mueve la ilusión al pensar en la libertad que conseguiremos cuando tengamos éxito, si es que logramos tener éxito. Podría ser, incluso, que llegáramos al punto de poder vivir sin trabajar.

A pesar de los miedos, al emprender un proyecto nos sentimos libres.

A pesar de los miedos, al emprender un proyecto nos sentimos libres. Clic para tuitear

Y es ese deseo de libertad el que nos cambia el chip y nos anima a seguir adelante a pesar de hacerlo sin cobrar.

Para vivir sin trabajar, debes estar dispuesto a trabajar gratis

Ya sea para crear y hacer crecer tu negocio o para aprender a invertir, deberás estar dispuesto a trabajar gratis. Tendrás que investigar, estudiar, practicar y ganar experiencia. Dedicarás horas de tu tiempo, energía y parte de tu dinero.

Y, a pesar de todo, nadie te garantizará que vayas a conseguir rentabilizar todo este esfuerzo inicial. En el caso de la inversión en Bolsa, primero aprenderás las principales filosofías de inversión para decidir cuál o cuáles encajan contigo y con tus objetivos.

Luego deberás comprender el funcionamiento de la Bolsa y resolver todas esas preguntas que te hacen dudar de si esto de la Bolsa es realmente para ti. Leerás libros y blogs sobre el tema, los cuales te dirán cosas distintas, a veces incuso contradictorias.

En consecuencia, deberás reflexionar y reorganizar continuamente tus ideas hasta elegir el camino más adecuado para ti, el cual te permitirá ser financieramente libre y vivir sin trabajar.

Y, cuando hayas decidido que puedes usar la Bolsa para generar ingresos incluso empezando desde cero, entonces será el momento de aprender una metodología de inversión que te permita analizar las empresas para elegir en cuáles invertir, valorar sus acciones para saber a qué precio comprarlas y cómo gestionar todas tus inversiones en su conjunto para tener una cartera coherente, optimizada y en plena forma.

Pasarás por una fase de práctica en la que empezarás a hacer tus análisis, cometerás algunos errores y seguirás aprendiendo.

Y, ¿sabes qué? Todo este proceso lo harás gratis, sin saber si algún día tus esfuerzos se verán recompensados desde el punto de vista financiero.

Por este motivo, para poder llegar a vivir sin trabajar, debes estar primero dispuesto a trabajar gratis.

Para poder llegar a vivir sin trabajar, debes estar primero dispuesto a trabajar gratis. Clic para tuitear

Fíjate en que se trata de un enfoque muy distinto, casi opuesto, al del trabajador tradicional que quiere que se le pague por su tiempo desde el minuto uno para sentirse seguro.

El precio de la seguridad es la libertad y, el de la libertad, la seguridad. Puedes elegir uno u otro, incluso ambos enfoques.

Con veinte y pocos años, yo elegí la seguridad. Luego, al poco tiempo, aposté al 100% por la libertad. Una década después, sigo caminando por el sendero de la libertad porque es el que encaja con mi manera de ser y de entender la vida.

¿Cuál encaja contigo?

Una última reflexión

Personalmente, no creo que haya un enfoque mejor que otro, son simplemente distintos. Si tu objetivo es tener un sueldo a final de mes y no tener que lidiar continuamente con la incertidumbre, es probable que la idea de trabajar gratis no encaje con tu manera de ser.

Si te mueve el deseo de libertad, en cambio, entonces no te importará dedicar tu tiempo, energía y dinero en recorrer los caminos que te permitirán vivir sin trabajar, aunque ello implique primero trabajar gratis.

Al fin y al cabo, ambos enfoques se necesitan el uno al otro. Nadie puede trabajar sin otros que hayan invertido antes en crear esos puestos de trabajo y, al mismo tiempo, para poder invertir debe haber otros dispuestos a trabajar para que esa inversión sea rentable.

La cuestión es: ¿estás dispuesto a trabajar gratis para poder vivir sin trabajar?

0 Flares Twitter 0 0 Flares ×

Deja un comentario

Los datos que proporciones en este formulario serán tratados por Marc Alomar Lluch, responsable del fichero. La finalidad de la recogida de tus datos es información de mis publicaciones así como prospección comercial. Al marcar la casilla "Acepto la política de privacidad" estás otorgando tu consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a la finalidad anteriormente establecida. Te informo que tus datos estarás ubicados en servidores de MailRelay, suscrito al convenio Privacy Shield y propiterarios CPC Servicios Informáticos Aplicados a Nuevas Tecnologías S.L. pudiendo ver su política de privacidad. Te recuerdo que puedes ejercer tus derechos para Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: https://despiertatudinero.com/aviso-legal-y-politica-de-privacidad/

Uso de cookies

Este blog utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
0 Flares Twitter 0 0 Flares ×